Introductores de carne estudian alza en precios

28 de octubre de 2013 - 00:00

Los introductores de carne y sus derivados de Latacunga tienen dificultades para faenar las reses en los camales de Saquisilí y Salcedo.

Ambos sitios no se alcanzan ni tienen la infraestructura para sacrificar suficientes animales.

El cierre del centro de desposte de la capital cotopaxense por parte de Agrocalidad, les genera contratiempos.

A ello se agrega a que según datos del Ministerio del Ambiente (MAE) en Cotopaxi existirían aproximadamente 80 camales clandestinos.

Dos de ellos fueron clausurados por las autoridades pertinentes en los últimos días.

Luis Alfonso Chasiliquín, introductor y comerciante del Mercado Pichincha ubicado en el barrio La Merced, afirmó que los días de feria (jueves y sábados) no pueden acceder normalmente a un turno en los camales de otros cantones.

“No dan prioridad a los introductores foráneos”, expresó.

Antes del cierre en Latacunga, un jueves en doble jornada se llegaba a faenar de 60 a 70 reses, 20 por la mañana y 50 por la tarde.

Ahora, aseveró, apenas 15 reses, 5 en Salcedo y 10 en Saquisilí.

“La producción ha bajado pues el ritmo del trabajo cambió”.

Este vendedor regularmente madrugaba a las 05:00 y contaba con la carne separada, hueso y vísceras antes de las 9:00.

A esta hora tenía listo el producto para sus clientes de provincias como Esmeraldas y Manabí.

Al despostar su ganado en Salcedo y Saquisilí el mismo trabajo lo termina a las 11:30 de la mañana.

“A estas horas ya no me llevan la carne porque el viaje a la Costa es pesado y el calor del mediodía daña el producto”.

Los introductores latacungueños que son aproximadamente 45 formaron una preasociación para buscar una solución que podría ser la elevación del precio de la carne.

“Estamos reuniéndonos para ver si fijamos un precio que nos convenga a todos”, señaló.

Mientras tanto, el costo de la libra se conserva a $ 1.50.

“La situación está complicada. Han aumentado los camales clandestinos porque en las otras ciudades no nos abastecen”.

La Dirección de Salud clausuró en días pasados dos sitios clandestinos. Uno en el sector de las Bethlemitas, al sur de la ciudad, y el otro en el barrio San Silvestre en la parte oriental.

Orfaith Rivera, titular de ese despacho, explicó que ambos estaban en condiciones sanitarias deplorables y sin permiso de funcionamiento. Además, el transporte de la carne se realizaba de forma inadecuada.

Rodrigo Espín, alcalde de Latacunga, manifestó que las adecuaciones exigidas por Agrocalidad están por concluir.

Personal de esta entidad adscrita al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) visitó el camal del cantón en días pasados, para evidenciar que las recomendaciones hechas por la institución se estén cumpliendo

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: