La principal fuente de ingreso es la producción del plátano barraganete

El Carmen, la Puerta de Oro de Manabí

- 05 de julio de 2015 - 00:00
El plátano barraganete es exportado a Europa y Estados Unidos. Cuidan mucho el producto para que llegue en su máxima calidad. Foto: Rodolfo Párraga / El Telégrafo

La principal fuente de ingreso es la producción del plátano barraganete

Sin apuros y cargando una guitarra, Felipe Briones (74 años) llega a Sono Radio. Mira la hora y falta poco para las 12:00 de los cotidianos domingos, cuando su voz se hace eco en todo El Carmen.

Su teléfono no para de sonar con mensajes y llamadas. En la estación está cantando, glosando y —como dice él— “tirando piropos”.

Esto es propio del conocido Montuvio de Suma, quien explaya su talento en un programa radial de una hora.

Este artista popular manifiesta que “El Carmen tiene lindos recintos y grandes plataneras. Lo que más gusta de sus paisajes es la belleza de sus mujeres, pues todas ellas son pintorescas, trabajadoras, bien educadas y muy sinceras en el amor”. Así es como resume al cantón de la ‘puerta de oro’ de Manabí.

Este compositor ‘sacudió’ su talento desde muy joven. Pese a ser oriundo del cantón Flavio Alfaro, quiere a El Carmen como si fuera la tierra que lo vio nacer.

Mientras habla y elogia esta jurisdicción, va sacando canciones, versos y amorfinos que sorprenden por la velocidad a la que son armados.

‘El conejo sabido’ es una de sus primeras creaciones. Esta canción retumba en su mente y no deja de entonarla.

“Los conejos en los caminos ya no cruzan, porque saben que allí también ya los aguardan, porque muchos se han perdido y por descuido y otros llegan disparados por la espalda. Y los tirados a los buenos le conversan, porque todos entre ellos son amigos. Que no entre de seguro al comedero, porque ahí vive noche y día el enemigo. Esa es la piragua del conejo sabido, esa es la piragua esa es la piragua”.

Incluso ha compuesto una melodía para el presidente Rafael Correa en la que sobresale que “deja una obra de frente que es el puente tan grande de Bahía a San Vicente”.

Ha expuesto su arte en diferentes partes como Río Caña, ubicada a 20 kilómetros del cantón Santa Ana y en el Festival de la Tradición Oral que organiza Antonio Pico, en el que destacó.

Su caminar lento no detiene su creación, solo con mirar o escuchar algo de momento para enseguida tejer ideas que riman.

Y como cuenta el Montuvio de Suma en su melodía en honor a El Carmen, este cantón del norte de Manabí tiene como primer rubro la producción del plátano, segundo la ganadería y de allí el cacao.

José Cedeño del recinto El Campamento, donde, con frecuencia se ven jóvenes y adultos contando el plátano barraganete y guardándolo en cartones para luego ser llevado a empacadoras y ser expendido, explica que el 90% de la población depende de este producto.

“Estos (plátanos) van al mercado local y al internacional como Europa y Estados Unidos”, asegura. Una caja de barraganete cuesta $ 6. “El Carmen es la ruta del plátano”, dice el joven comerciante.

Jorge Muñoz es del sitio La Bramadora, que queda a media hora del cantón. Este agricultor dice que en su cantón todo es bonito.

“Cuando era niño, el cantón era pequeño, pero ahora es grande y tiene bastante movimiento”, expresa, al tiempo que mira todo su entorno y sonríe.

Luis Ganchozo (65 años) y Franklin Cuenca (75) tienen una historia parecida que empieza en 1968. Luis llegó procedente de Tosagua a hacer su vida al recientemente bautizado cantón El Carmen, y Franklin, oriundo de Loja, llegó a dar clases.

Pasados 2 años el docente ya estaba en Manga del Cura. Este lugar está en disputa entre las provincias de Manabí y del Guayas, por eso se observan banderas de los 2 territorios. Pronto definirán a cuál pertenecer a través de una consulta popular (sin fecha definida).

En cambio, Cuenca se instaló en el Paraíso de la 14, en 1970, donde quedaba la institución educativa. “Cuando arribé este caserío era de pocas viviendas, más bien estaba cubierto de vegetación y había pocos habitantes. Encontré esta situación jurídico-política de la disputa, sin embargo, creo que El Carmen tiene más fundamentos, pero la situación se ha puesto complicada y ahora es una zona que está abandonada”, comenta.

Manifiesta que la prefectura de Manabí se ha dedicado a hacer obras en el sector. “Doy fe de ello”, dice al respecto. Se trabaja en sitios como Miraflores, Santa Rita, Primaveral, 2 de Agosto y Santa Teresa.

María Conforme es una habitante del lugar. Sus ojos brillan cuando dice que su corazón es de Manabí. “Pienso que la mayor parte de las personas estamos con la clara convicción de que somos de Manabí”, expresa la mujer.

El turismo

Para Cuenca, el país tiene una gran atracción turística que encanta en especial a los extraños que vienen de visita. El Carmen tiene puntos que cautivan, como las cascadas”, asegura.

En ese listado de cascadas que se levantan en la Manga del Cura consta la del Armadillo, que se ubica en la comunidad de San Ramón.

“Es de varios metros y si la persona se pone detrás del chorro, puede ver cómo se matiza la caída de agua y la neblina que se forma en ella”, comenta Cuenca.

Calixto Zambrano, dirigente de la comunidad del Salto del Pintado de Santa María, de la Manga del Cura, expresa que anualmente llegan cientos de turistas a cascadas como la de su recinto. “Aquí la gente se lanza para darse un rico baño”, dice.

En este sitio, las personas viven de la agricultura, del cacao y palma africana que cultiva la tierra productiva.

Zambrano recuerda que fue el sacerdote salesiano Luis María Pinto quien ponía nombres a estas comunidades según lo que observaba en ellas. 

También consta la cascada La Graciana, en la hacienda del mismo nombre, ubicada en el sector de Pupusá a 15 kilómetros de El Carmen.

Para disfrutar de ella se toma la vía hacia La Bramadora, hasta llegar a la entrada de la comunidad en un trayecto que dura aproximadamente 20 minutos.

Además consta la cascada El Arco Iris, a unos 200 metros desde el río Cajones, que pasa por la vía que conduce hacia la comunidad Pupusá.

Se encuentra aproximadamente a 15 minutos desde la parte céntrica del cantón, en un recorrido de 12 kilómetros.

Turistas como Mariuxi Mendoza aseguran que visitar el cantón es estar en relax. Destaca su rica gastronomía. “Me encanta porque cada plato lo acompaño con los ricos barraganetes asados”, comenta.

El Carmen fue elevado de la categoría de recinto a la de cantón por la asamblea constituyente, el 8 de junio de 1967, resolución que fue publicada en el registro oficial del 3 de julio de ese mismo año, junto al decreto de creación de Santo Domingo y Quinindé.

El cantón está ubicado en el noroeste de Manabí. Es parte de la zona del trópico húmedo, por lo que posee un clima especial. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: