Chordeleg celebra aniversario como ciudad creativa

- 03 de noviembre de 2018 - 00:00
La artesana Florinda Mostesdeoca muestra en Chordeleg sus trabajos con sombreros de paja toquilla.
Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

El sitio recibió en 2017 el reconocimiento de la Unesco. Su industria manufacturera en orfebrería, cerámica, calzado y paja toquilla representa el 49,62% de su población.

A los cinco años Florinda Mostesdeoca aprendió de su abuela a tejer sombreros de paja toquilla. Ahora es ella la que le imparte esta tradición a sus siete nietos.

La mujer de 50 años es parte de los 40 artesanos azuayos que participan, del 31 de octubre al 3 de noviembre, en las festividades del primer aniversario desde que Chordeleg forma parte de la Red de Ciudades Creativas de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).

Diego Marín, presidente de la Asociación de artesanos de Chordeleg, explica que este proceso realmente lo iniciaron los antepasados azuayos que compartieron sus habilidades y conocimientos con las nuevas generaciones.

Sin embargo, fue su gestión junto con la AME (Asociación de Municipalidades Ecuatorianas) la que hace tres años reunió todos los documentos de arte e historia guardados en las bibliotecas y colegios.

Tras esta recopilación y la gestión que los llevó a Polonia, hace un año recibieron este reconocimiento.

“El solo hecho de heredar estas tradiciones tiene un carácter muy importante. Pero el contar con un aval internacional y de la Unesco nos llena de más orgullo y hace que uno se sienta valorado por su trabajo”, acota Marín, quien es orfebre.

Para Jorge Coello González, alcalde de Chordeleg, este primer aniversario es una oportunidad importante en donde se resalta un hito histórico para la ciudad, para el cantón y para su gestión.

“Esta es la contribución del cantón a todo el país. Queremos que todos los actores productores y sociales se unan a esta designación para honrar y así hacer un plan estratégico pensando en que necesitamos el centro de interpretaciones y el centro de capacitaciones para recuperar, recrear, innovar y hacer que la juventud perpetúe en el tiempo esta identidad histórica cultural y artesanal”, acota el burgomaestre.

Como el reconocimiento lo indica, Chordeleg es tierra de creativos habitantes que plasman sus conocimientos a sus nuevas generaciones. Su industria manufacturera constituye el 49,62% de la población económicamente activa de la ciudad.

Es decir, siete de cada 10 personas están vinculadas con el área artesanal de la orfebrería, cerámica, zapatos y sombreros de paja toquilla.

Coello González agregó que este evento está articulado con Amer regional y el Ministerio de Turismo, ya que Azuay espera una gran acogida de turistas nacionales y extranjeros que llegarán para asistir al concierto de Ricky Martin, que se efectuará este 3 de noviembre en Cuenca.

Un grupo de representantes del folclore azuayo expone sus tradiciones durante la rueda de prensa en Guayaquil, en la que las autoridades de Chordeleg ofrecieron detalles de las celebraciones.Un grupo de representantes del folclore azuayo expone sus tradiciones durante la rueda de prensa en Guayaquil, en la que las autoridades de Chordeleg ofrecieron detalles de las celebraciones. Foto: Miguel Castro / El Telégrafo

La historia tras cada artesanía

La cerámica tiene características de la Cultura Tacalshapa -en tiempos prehispánicos de Azuay y Cañar hasta el desarrollo regional-. Sus figuras van desde la técnica torneada y vidriada de tipo español, hasta la técnica en miniatura.

Según datos de la biblioteca del Ministerio de Cultura y Patrimonio de Ecuador y los hallazgos en la segunda mitad del siglo XIX, para efectuar estas obras se hace una fundición en modelos de metal, martillado y repujado, que son de la herencia Cañari e Inca.

Los orfebres, por otra parte, desde la segunda mitad del siglo XVIII con la técnica de la filigrama, hilan finos hilos de oro o plata para transformarlos en elegantes joyas, las mismas que son sinónimos del nombre de la ciudad.

El tejido de sombreros de paja toquilla surge en Chordeleg desde el año 1835. Es a partir de aquella época colonial que ha sido por tradición que las mujeres del área rural traspasen sus conocimientos a las nuevas generaciones.

El arte del calzado, en contraparte, recién nace en la década del setenta del siglo anterior. Y es desde 2009 que se fortalece el emprendimiento, la productividad y la comercialización a nivel nacional. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: