Ambivalencia en jóvenes frente al voto optativo

17 de febrero de 2013 - 00:00

Anita Uisha (17 años) estaba en compañía de sus compañeras del primer semestre de Ecoturismo de la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC). Las jóvenes miraban  los vitrales de un almacén de bisutería fina. Y mientras discutían sobre perfumes y los costos, cada una reveló que  ya había elegido un candidato por el cual votaría  este domingo.

Pero el panorama no es igual entre todos adolescentes. También hay quienes  no participarán en las elecciones de este 17 de febrero aduciendo  múltiples causas y aprovechando que el voto entre los jóvenes de 16 y 17 años es optativo. 

“Yo estuve analizando las propuestas  y ya sé por quién votar. Aunque en mi caso no es obligatorio, igual quiero hacerlo”, dijo Mayra López. La joven consideró que votar es importante porque significa involucrarse en el  destino del país. 

Marlon Tinajero, de 16 años, no comparte eso criterio  y considera que votar es “cosa de mayores”. A decir del adolescente, hay que estar muy preparado para votar: “Eso de elegir Presidente es cosa seria, no creo que los adolescentes estemos preparados para aquello”, mencionó sin alejar la mirada del monitor de la computadora, en donde revisaba  su perfil en una red social.

Tinajero no tiene Internet en su casa y por ello  invierte un promedio de dos dólares en los servicios de  cibercafés a los que asiste diariamente. Es decir, que  invierte alrededor de  48 dólares mensuales para estar “conectado”.  Pero a pesar de sus más de dos horas diarias en Internet, nunca revisó las propuestas presidenciales, ni acerca de su oportunidad de participar en los comicios electorales ejerciendo su derecho al voto facultativo.

Ese es también el caso de Dayana Iza, habitante del barrio la Calera  (occidente de Latacunga). La joven de origen humilde tiene 17 años y trabaja en un taller de costura.

“No voy a votar porque no estoy segura, no conozco muy bien a los candidatos”, sostuvo.
Según Iza, la mayoría de sus amigos, que al igual que ella tienen entre  16 y 17 años, no están muy interesados en las elecciones.

De hecho, aunque la gran mayoría de adolescentes y jóvenes dedica muchas horas del día a las redes sociales  o para  navegar en la Red,  muy pocos utilizaron ese medio como fuente de información electoral.

La capacitación sobre el sufragio provino  en gran parte de sus docentes y de las campañas emprendidas por el CNE y otras entidades oficiales.
Otros medios para conocer a los candidatos fueron la TV y la radio, pero con ello obtuvieron más datos  de los candidatos nacionales que de los locales.  Este “desinterés”  en los adolescentes se percibe a pesar del trabajo que  realizó el Consejo Cantonal de la Niñez y Adolescencia (CCNA) con una campaña denominada “Caigamos a votar” y que se ejecutó en todo el país. En ella se contó con la participación de 1.945 instituciones educativas fiscales, fiscomisionales y municipales, y se capacitó a 365.202 jóvenes. 

Paola Bedón, secretaria ejecutiva del CCNA de Latacunga, explicó que la campaña se desarrolló con el afán de despertar interés en los comicios de este año y en el ejercicio del voto facultativo.   El organismo confía en que la participación de los adolescentes sea alta, pues están habilitados    554.888 adolescentes de entre 16 y 17 años en todo el país.

Las autoridades del CCNA destacaron que  en los  comicios de 2009, el número de electores adolescentes fue alto, puesto que 400.000 de ellos intervinieron.

En algunos adolescentes, la campaña emprendida en todo el país surtió efecto. Ese fue el caso de Joel Reyes, de 17 años, alumno del colegio Vicente León, quien mencionó que sí participará e, incluso,   ya eligió al candidato que apoyará con  su voto. “Los jóvenes también tenemos derecho a expresarnos y a intervenir activamente en las decisiones importantes que se toman en el país”, comentó.

Sin embargo, en apariencia el caso de Joel es aislado, pues mencionó que sus más de 40 compañeros de  curso  están al corriente de la opción que tienen para participar en los comicios de hoy, “pero a la mayoría les escuché que no van a votar porque les parece una pérdida de tiempo. Prefieren salir a disfrutar de otras actividades el día de las votaciones”, aseguró.

Elvira Neto, madre de un chico de 16 años, consideró que los jóvenes tienen derecho a elegir a los gobernantes, pero no todos están preparados para hacerlo. “Mi hijo es un muchacho sensible, inteligente, sí va a votar y para ello se preparó (…); pero así mismo hay otros ‘guaguas’ a los que no les importa”, dijo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: