La ayuda llega para los damnificados en Jambelí

10 de enero de 2014 00:00

Un total de 32 personas resultaron afectadas por los daños que provocaron los aguajes en la isla de Jambelí. Ellas pertenecen a 10 familias que suman 27 miembros y cinco adultos mayores, según el trabajo realizado por un equipo técnico de Emergencia y Riesgos del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Los ancianos se encuentran en condición de extrema pobreza y reciben el Bono de Desarrollo Humano (BDH). La cartera de Estado los alojó en casas de vecinos. Una de las personas está enferma y recibe asistencia del Ministerio de Salud Pública.

Silvia Landín, directora del MIES-Distrito Piñas, explicó que los técnicos buscaron a los familiares de los adultos mayores para garantizar el apoyo y cumplimiento de la responsabilidad por parte de sus allegados.

Agregó que la ayuda seguirá llegando para los afectados, pues aún no tienen dónde vivir.

Aseguró que se han contactado con el Municipio de Santa Rosa, a quien le corresponde todo el archipiélago, sin embargo, no ha recibido respuesta. El Cabildo santarroseño ofreció hace tres años un terreno para reubicar a las familias en riesgo, empero eso no se ha cumplido.

La sala situacional de la Gobernación de El Oro señaló que el fuerte aguaje del domingo produjo olas de tres metros de altura. Estas golpearon los extremos norte y sur de la isla.

Según datos de la Secretaría Nacional de Gestión de Emergencias y Riesgos (SNGR), unas 500 familias habitan en la zona.

El 48% de la playa quedará a expensas de la furia del mar y los comuneros serán reubicados en puntos seguros que están aún por determinarse.

Así lo anunció José Luis Ascencio, viceministro de la Secretaría, quien estuvo ayer en Machala.

El funcionario señaló que no se construirán más muros de escolleras en Jambelí.

El incidente del fin de semana destruyó al menos cuatro viviendas y puso en riesgo 22 construcciones más. Ascencio explicó que el proyecto de escolleras inició en 2011 como un plan piloto que cubrió la zona céntrica de la playa y un total de 1,2 kilómetros de los 10 que tiene de extensión la isla.

El plan contemplaba la edificación de un muro de cinco kilómetros para proteger a la zona poblada en caso de que el proyecto funcione.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado