En Machala, menor habría muerto por leptospirosis

18 de diciembre de 2012 00:00

Un menor de 12 años murió el sábado en Machala, al parecer, por leptospirosis. Tanya Castro, directora del hospital Teófilo Dávila, manifestó que se tienen serias presunciones de que el pequeño pudo haber adquirido la enfermedad que transmiten las ratas.

“Aún no hay un diagnóstico, pero el cuadro que presentó hace presumir que pudo haber sido leptospirosis la enfermedad que lo aquejaba. Aún no hay un informe efectivo del caso debido a que se enviaron las muestras al laboratorio”, expresó.
 Kevin D.N. dejó de existir a la 01:00 en  la Unidad de Cuidados Intensivos de la casa de salud.

Elías Carrillo, gerente del hospital, salió al paso de las denuncias de una supuesta negligencia médica y se pronunció al respecto. “Comprendemos y nos solidarizamos con el dolor de los padres del menor, pero debemos reconocer la atención brindada e incluso hemos estado pendientes personalmente de este caso. El niño fue atendido en una de las salas especializadas que tiene este hospital, pero el cuadro que presentaba era muy delicado”, acotó.

Los padres, dijo, tienen todo el derecho de reclamar y nosotros como autoridades les daremos todas las facilidades del caso y nos hemos comprometido a entregarles cualquier información que requieran.

Las autoridades presentaron un audio en donde María Maribel Ávila Murillo, la madre biológica del menor, señala que el niño no era alimentado correctamente y que jugaba con ratas. “Jugaban con ratas; la mataron, la picaron y con esas manos de sangre, sin lavarse, fueron a comer”, dijo la mujer.

Kevin ingresó el lunes 10 al hospital con problemas estomacales, pero  su situación se agravó el fin de semana que falleció. El menor vivía en el barrio Amazonas, de la parroquia Puerto Bolívar, cerca al estero Huaylá.

Los habitantes aseguran que en el sector por las noches cientos de ratas se meten a las casas, lo cual fue corroborado por el departamento de Epidemiología de El Oro, que  constató que el menor vivía en precarias condiciones.

Castro agregó que el niño presentó un síndrome hepatorrenal, es decir “como la leptospirosis le altera el funcionamiento del hígado y al mismo tiempo el del riñón, eso genera múltiples complicaciones, entre ellas la hemorragia”.

En los familiares del menor hay dudas por la atención recibida en la casa de salud. “Le hicieron un poco de exámenes, sin decirle nada. Solo le recetaron unas pastillas y lo mandaron a la casa el martes, pero el mismo día se agravó por la tarde y regresamos a internarlo. Nunca lo atendieron. Los médicos decían que teníamos que esperar a  que se desocupara una cama en la Unidad de Cuidados Intensivos, hasta que murió”, dijo Carmen Macías, tía del menor.

Los familiares de Kevin ayer hacían los trámites para trasladar al menor a su natal Manabí, para sepultarlo en el cementerio de Portoviejo.

Janeth Eras, directora (e) del departamento de Epidemiología, se trasladó al lugar donde vivía el menor para constatar la presencia de roedores. “Tenemos que ver el contexto en donde se ha presentado el caso, podemos decir que hay la presencia de roedores en el lugar”, dijo.

Las más leídas