La industria quesera impulsa el desarrollo en la zona de Salinas

12 de abril de 2013 - 00:00

Durante la temporada de lluvias, la producción de leche llega a los 4.000 litros en la parroquia bolivarense Salinas y sus comunidades, según los  registros de sus plantas procesadoras de lácteos. La mayoría de las 12 zonas involucradas en el proyecto  tienen  planta propia y generan 200 litros de leche por día cada una.

Mientras que solo la procesadora principal se encuentra en la cabecera parroquial y en ella laboran 12 trabajadores, entre personal administrativo y de producción.

Son 1.100 personas que trabajan asociadas en familias, las cuales, según su capacidad, producen entre cinco y 350 litros diarios. “Aquí no se excluye a nadie por la cantidad de leche que  se traiga; los miembros pueden traer hasta un litro al día”, afirmó Dorian Ruiz, Coordinador de Turismo de Salinas. Los 400 socios de la planta pertenecen a la parroquia, mientras que las familias de las comunidades trabajan con sus propias asociaciones en una red articulada de productores.

El litro de leche se lo comercializa en alrededor de  50 centavos y este se mantiene durante 12 meses pues no depende del mercado nacional.

Entre los requisitos exigidos está que  los productores deben utilizar recipientes adecuados para transportar el producto. Esto porque la limpieza es un factor clave para que la leche se mantenga en óptimas condiciones. Se usa aluminio porque es más fácil su aseo frente al plástico. Una vez vaciado el recipiente, el productor tiene que lavarlo primero con agua caliente y luego con vapor; este elemento es suministrado a presión a través de mangueras de las que sale a una temperatura de 60 grados centígrados,  la adecuada para matar bacterias nocivas.

“Nosotros traemos 350 y 400 litros diarios. Nuestra leche es de buena calidad porque cuidamos muy bien a nuestro ganado”, indicó el productor Johny López.

El procesamiento de los lácteos se compone de cinco etapas: la recepción y control de calidad es la primera. En ella, los productores dejan la materia prima al  tiempo que la leche es controlada para que esté en buen estado, pues muchas vacas son medicadas y ese producto no sirve para procesar lácteos; además, se controla que no contenga agua  ni impurezas.

La pasteurización es la siguiente fase. Y para ello se calienta la leche a 60 grados en tanques que tienen un sistema de tuberías por las que se hace circular agua fría y caliente. La capacidad de cada tanque es de 4.000 litros.

Luego se separa los sólidos de los líquidos en un tanque con  capacidad para 800 litros. Por cada ocho litros se produce un kilo de queso.

En la etapa de elaboración se da forma a los quesos, se los sazona y se los clasifica de acuerdo con la variedad: mozzarella, gruyer y queso maduro, son algunas de ellas.

En la maduración, los quesos son puestos en pequeñas bodegas con repisas de madera. En ese sitio deben permanecer por horas (en el caso del queso fresco) o por dos semanas (en el caso del queso maduro), antes de salir al mercado.   La nueva planta, que está en construcción, tendrá una capacidad de 10 mil litros por día y surgió por la necesidad de procesar toda la leche que los productores generan.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Últimas noticias
Medios Públicos EP