Quito busca 95% de eficiencia al recoger la basura

- 03 de diciembre de 2018 - 21:45
Este lunes 3 de diciembre fueron presentados en la plaza Quitumbe los primeros 19 recolectores de carga posterior de una flota nueva compuesta por 54 vehículos.
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Este lunes 3 de diciembre fueron recibidos los primeros 19 recolectores de una flota que será integrada por 40 nuevos vehículos de carga posterior y 14 de carga lateral, repotenciados.

Un sistema de recolección de basura más eficiente que el de la ciudad brasileña de Curitiba, considerado el más ordenado de la región, es la meta de la Alcaldía de Quito.

Según el coordinador técnico de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo), Paúl Luzuriaga, el objetivo es alcanzar un 95% de eficiencia en el cumplimiento de los horarios del servicio.

Para ello, el consorcio encargado de la provisión de 40 recolectores de carga posterior, la repotenciación de 14 de carga lateral y su mantenimiento debe garantizar que en caso de falla de algún carro será reparado o reemplazado máximo en una hora.

Este lunes 3 de diciembre, el alcalde Mauricio Rodas entregó las llaves de las primeras 19 unidades de carga posterior que recibió la ciudad a quienes serán los conductores de las mismas.

Otros 11 vehículos de recolección del mismo tipo son esperados en las próximas semanas. En tanto que las 14 cajas compactadoras de carga lateral acopladas a chasises repotenciados llegarán entre enero y febrero.

El consorcio Recobaq corre a cargo de las inversiones para la compra de los recolectores, el establecimiento de los talleres y los costos de mantenimiento y reposición de los vehículos.

A cambio de ello, la ciudad cancelará $ 73,7 millones al grupo empresarial en un período de cinco años, tiempo de vigencia del convenio.

“Con mucho esfuerzo estamos dotando a Quito de una nueva flota de recolección de basura de primer nivel, pero requerimos de la colaboración ciudadana porque mantener limpia a nuestra ciudad es responsabilidad de todos”, aseguró el Alcalde durante el evento realizado en la plaza Quitumbe (sur).

De acuerdo con el coordinador técnico de Emaseo, el resto de diciembre servirá para integrar los nuevos recolectores a la flota y regularizar el servicio.

La recolección de basura atravesó una crisis en la capital en diciembre pasado, a causa del colapso del sistema de vaciamiento y limpieza de los contenedores de 2.400 y 3.200 litros de capacidad instalados en alrededor del 40% de la urbe.

Desde entonces, la ciudad ha recogido su basura con un sistema que combina la antigua flota con volquetas y personal contratado para atender las zonas contenerizadas.

En este último esquema se invierten entre $ 1,2 y $ 1,5 millones mensuales, pese a lo cual no se ha normalizado el servicio y las quejas ciudadanas se mantienen. El Alcalde reconoció los problemas este lunes 3 de diciembre.

En los primeros 15 días de enero próximo, Emaseo tiene previsto evaluar el impacto de los nuevos vehículos y en la segunda quincena del año 2019, iniciar un sistema de recolección diferenciado de desechos.

Este año, como parte del plan de emergencia, se retiraron contenedores de seis sectores capitalinos, los que volvieron al sistema de recolección a pie de vereda.

No obstante, en los planes de la Alcaldía no está ejecutar este procedimiento en más zonas de Quito a futuro.

En lugar de ello se planificó el establecimiento de rutas especiales o microrrutas en las que se instalan contenedores con capacidad de 660 litros y que son atendidos en períodos no mayores a un día. Estos tramos concentran negocios como restaurantes, fruterías, pescaderías y marisquerías, cuyos residuos son propensos a contaminar física y olfativamente.

Actualmente existen dos de estas rutas y se prevén seis hasta fin de año, y 14 hasta febrero próximo.

El gerente general de Emaseo, Juan Neira, señaló este lunes 3 de diciembre que la operación de la nueva flota reducirá en 45% el costo actual de la recolección. Esto equivale a $ 41 por cada tonelada recogida.

Frente a las críticas surgidas en el Concejo Metropolitano respecto a que dicho costo (que será cancelado a Recobaq) es muy elevado, Paúl Luzuriaga negó aquello.

Dijo que Guayaquil, con un sistema privatizado y considerado -en sus palabras- el más eficiente del país, recoge la basura a $ 35 la tonelada. Sin embargo, el nivel del servicio en la ciudad puerto es menor al que aspira a tener la capital. “Los costos van de la mano de la eficiencia”.

Sobre las dudas en cuanto a la capacidad del consorcio para ofrecer mantenimiento adecuado a la nueva flota, el funcionario señaló que los constructores de los vehículos apoyarán en el tema.       

El taller se construye en Zámbiza y operará en 15 días. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: