Prostíbulos seguirán en áreas residenciales bajo condiciones

- 12 de enero de 2018 - 00:00
El concejal Sergio Garnica (segundo desde la izquierda, atrás) expone la ordenanza sobre el proyecto de vivienda San Francisco de Huarcay.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Los negocios de tipo sexual ubicados en zonas urbanas de Quito no permitidas deberán demostrar que operan en el sitio antes de 2012 y cumplir con los requisitos que exige la ley.

El Concejo Metropolitano conoció ayer en primer debate un proyecto de ordenanza que modifica la gestión y uso del suelo en Quito.

Uno de los puntos de mayor debate es el planteamiento de la Secretaría de Territorio, Hábitat y Vivienda sobre negocios relacionados con trabajo sexual.

La propuesta establece que algunos prostíbulos, clubes nocturnos, casas de cita y establecimientos similares ubicados en zonas cuya clasificación urbana no permite su funcionamiento puedan permanecer en aquellos sitios.

Según el plan, se acogerán a esta posibilidad aquellos negocios que acrediten su preexistencia antes de 2012 en esas áreas, incluidas las residenciales.

El concejal Sergio Garnica, presidente de la Comisión de Uso de Suelo, explicó que el criterio usado en este caso es similar al utilizado para la regularización de taxis.

Jacobo Herdoíza, secretario metropolitano de Territorio, señaló que quienes quieran obtener el beneficio deberán presentar cualquier documento (licencia de funcionamiento, permiso de bomberos, etc.) que acredite que operaban en el sector antes del plazo previsto.

Adicionalmente, los negocios de tipo sexual que quieran seguir operando en zonas no autorizadas para ello, deberán cumplir con todas las disposiciones técnicas, sanitarias y de seguridad establecidas en la ley.

Por ejemplo, deberán tener videogilancia, parqueaderos, rutas de escape, planes de emergencia, entre otros requerimientos. Además, deberán contar con un plan de convivencia acordado con los moradores de cada área.

A los negocios que cumplan con todos estos requisitos el Municipio los incluirá en el procedimiento especial de licenciamiento para que puedan operar.

El concejal Jorge Albán (Alianza PAIS) recordó que los licenciamientos especiales no son algo nuevo y que, en el pasado, se otorgaron permisos de este tipo a establecimientos industriales.

La mayoría de ediles se pronunció en favor de que se solucione la ubicación de este tipo de establecimientos y que se evite la callejización del trabajo sexual.  

La concejala Luisa Maldonado (Alianza PAIS) abogó para que el informe de segundo debate incluya en la regulación a negocios como discotecas y karaokes, con el fin de evitar su proliferación indiscriminada.

Ampliación de uso del suelo
La propuesta normativa plantea, también, la ampliación de la posibilidad de construcción en ciertas áreas de la capital.

El Secretario de Territorio explicó que esto se refiere a zonas ubicadas en parroquias y en los valles en las que, actualmente, se permite edificar una sola vivienda en espacios grandes.

El planteamiento apunta a que sin que se cambie el coeficiente de ocupación del suelo (COS), se permita un mejor aprovechamiento del mismo al permitir que en predios de 600, 1.000 o más metros cuadrados se puedan construir edificaciones de más de una planta o varias soluciones habitacionales en el lugar.

No obstante, para lograr permisos para proyectos de este tipo se necesitarán cumplir requisitos como que el área cuente con servicios básicos y exista vialidad.

Asimismo, el proyecto de reforma propone que segmentos de las zonas de protección ecológica se usen para planes turísticos, deportivos (polígonos de tiro) y residenciales de baja densidad.

Uno de los requisitos para ello es que la ocupación se haga únicamente en espacios que no superen los 20 grados de pendiente. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: