Las personas afectadas se negaron a ser trasladadas hacia albergues y por el momento se alojan en casas vecinas

La tormenta del sábado afectó a 9 familias (Galería)

- 23 de septiembre de 2014 - 00:00
Las labores de limpieza de las “toneladas de escombros” arrastrados por la lluvia tardarán varios días en completarse en 6 sectores de la capital. Foto: John Guevara/ El Telégrafo

Las personas afectadas se negaron a ser trasladadas hacia albergues y por el momento se alojan en casas vecinas

La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP) seguía limpiando ayer el lodo y tierra acumulados en calles, patios e incluso casas de 6 sectores a causa de la tormenta caída el  sábado por la tarde en el norte de la ciudad de Quito.

Las zonas afectadas son Marianitas, La Pampa, Santa Rosa, Parque Equinoccial, San Francisco y Pisulí.

Aunque aún no existe un cálculo exacto de la cantidad de material arrastrado, Christian Rivera, del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, dijo que sería necesario retirar “toneladas de escombros” y que los trabajos de limpieza tomarán varios días.

Según reporte del COE, el mayor número de afectaciones ocurrieron en Marianitas (Calderón), donde el agua y lodo ingresaron en las casas de 8 familias. Mientras que en Pisulí (zona alta de Cotocollao), una familia de 3 integrantes también resultó perjudicada.

De acuerdo con Rivera, ninguna de estas personas ha sido evacuada porque no corrían peligro y se opusieron a ello en resguardo de sus pertenencias; no obstante, están alojadas en viviendas de parientes o vecinos debido al estado en que quedaron sus pertenencias.

Por ello, aseguró el funcionario del COE, en las próximas horas se prevé entregar a los damnificados ayuda consistente, entre otras cosas, en colchones, cobijas y útiles escolares.

Respecto a las causas del arrastre de material, Rivera señaló que en el caso del sector de Pisulí está claro que se debió “a la acumulación de basura en una alcantarilla”.

En tanto, las autoridades anunciaron que en los próximos días evaluarán las partes altas de los otros barrios afectados para determinar el origen de la situación con el fin de aplicar correctivos.

Una fuente municipal desestimó que existiera responsabilidad del gobierno local por lo ocurrido en Pisulí porque la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (EPMAPS) habría continuado en los últimos meses con los planes normales de mantenimiento del sistema de evacuación de aguas de la ciudad.

La misma fuente añadió que incluso se prevé reforzar los trabajos, sobre todo la limpieza de sumideros, durante la estación lluviosa.

El fin de semana, los vecinos de sectores como La Pampa y Santa Rosa, ubicados en dirección a la Mitad del Mundo, atribuyeron lo ocurrido a problemas existentes en las obras de prolongación de la avenida Simón Bolívar. “Los trabajos no se han hecho responsablemente y aquí tenemos las consecuencias”, aseguró al respecto Carla Ruiz, habitante de la urbanización La Pampa II.

Actualmente, el proyecto vial que conectará a Carapungo con la Mitad del Mundo se encuentra suspendido luego de que se detectaran deficiencias de seguridad industrial tras los sismos ocurridos en agosto pasado.

En tanto, Homero Jácome, del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), señaló que tormentas como las del viernes y sábado se han vuelto comunes en los últimos años a raíz del cambio de los patrones climáticos. Y por ello, no se descarta que se repitan.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: