Incendio amenaza a moradores de Puembo

05 de septiembre de 2012 - 00:00

De click y vea las imágenes del incendio

Dos de los 40 galpones de una granja de la empresa Pronaca fueron consumidos ayer por el incendio forestal que, desde la noche del domingo, se propaga por el sector de San Luis, en Puembo, al nororiente de Quito.

El siniestro se produjo en las inmediaciones de la quebrada de Guambi, que divide a Puembo de Tababela, lo que dificultó la labor de los bomberos. Ayer, los trabajadores de la empresa tuvieron que ser evacuados por el alto riesgo y varios de ellos también colaboraron en las labores  para sofocar el fuego.

Mediante un comunicado, la compañía informó que el incendio dejó 10 mil aves fallecidas, lo que representa el 2% de la población de la granja. Eso implicará la disminución de la producción de huevos entre un 10% y 15%, pero no se afectará el abastecimiento del producto en el mercado nacional.

Aunque las investigaciones para determinar las causas del incencio continúan, se presume que el fuego se produjo por la sequedad de los bosques y matorrales -como es habitual durante el verano- y que luego se propagó con el viento hasta llegar a los linderos de la granja.

La Dirección de Comunicación de los Bomberos informó que hasta la medianoche del lunes el incendio fue controlado en un  80%, pero debido al cansancio del personal y a lo agreste de la zona se supendió la operación hasta las 03:00 de ayer.

Sin embargo, el difícil acceso también impidió el ingreso de las motobombas, por lo que se utilizaron métodos manuales para controlar el flagelo. Los uniformados que atendieron el llamado de emergencia aseguran que la hierba seca, los arbustos y la pendiente entorpecen los trabajos.

El gerente de Seguridad de Pronaca, Francisco Valencia, indicó que el personal de la empresa también ayudó a controlar el fuego y está previsto que el comité de emergencias se reúna para evaluar las pérdidas ocasionadas por el flagelo. Hasta el cierre de esta edición, la entidad de socorro informó que los demás galpones de la empresa avícola estarían fuera de peligro, pero el fuego aún no era controlado y se propagaba hacia el bosque.

Al sitio acudieron también bomberos de Guayllabamba con dos motobombas, una autobomba y una unidad de rescate. Debido a la extensa jornada, los bomberos y voluntarios  que permanecen en la zona desde la madrugada del martes fueron dotados de alimentos, agua y multivitamínicos.

En el transcurso del día, varios uniformados sintieron síntomas de asfixia y fueron atendidos por sus compañeros, pero no se registró ningún herido de gravedad.

Personal de seguridad de la empresa indicó que desde muy temprano alrededor de 17 tanqueros ingresaron a la zona del incendio para abastecer a las motobombas, mientras que otros también usaban ramas para aplacar el fuego. También estaba previsto que un helicóptero de Aeropolicial acudiera a la zona. 

Los moradores de Puembo comentaron que las llamas también han afectado los criaderos de abejas y de cerdos que se concentran en la zona, por lo que habrían cuatro haciendas con daños por causa del flagelo.

Carlos Moyano, Jefe de Operaciones del Distrito encargado del operativo de control del incendio, señaló que son más de 300 hectáreas las que se han quemado a lo largo de la quebrada de Yumbi y ha dañado la totalidad del terreno aledaño a la comercializadora Pronaca.

Hasta las 22:00 de ayer, más de cincuenta bomberos de 7 estaciones diferentes, 15 bomberos motorizados, cuatro motobombas, 11 tanqueros, 30 militares del cuartel Eplicachima, miembros de la Policía Nacional y personal de Pronaca sofocan el incendio que no cedía.

Cabe señalar que mientras el personal de socorro atendía la emergencia en Puembo, otro incendio fue controlado en el sector de El Trébol y uno más se desarrollaba en los alrededores de Ilaló.

En este verano, la institución ha atendido 1.802 incendios, los cuales consumieron 773 hectáreas de vegetación. Para controlarlos se implementó el Plan Fuego, en el que  participan 280 bomberos, ocho camionetas, 20 tanqueros, 20 autobombas y 60 motorizados. El trabajo ha sido más arduo que en años anteriores, pues en 2011 se quemaron  176,3 hectáreas de terreno.

Y solo el lunes pasado, recibieron nueve llamadas de emergencia por incendios forestales, principalmente en el sector de Conocoto, en el Valle de los Chillos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: