La Iglesia católica abre 93 templos para recibir a sus fieles en Quito

- 03 de junio de 2020 - 00:00
El 23 de mayo, el COE Nacional dio paso para la apertura de templos e iglesias católicas que cuenten con estrictos protocolos de bioseguridad.
Foto: Xavier Espinel / El Telégrafo

El Protocolo para la Reapertura Progresiva de Templos Católicos contempla 3 fases. Feligreses tendrán que cumplir medidas de bioseguridad y distanciamiento para profesar su fe. Las personas vulnerables por ahora no pueden acudir.

Con una vela y un clavel en sus manos, doña Piedad Lema, de 52 años, acude a la capilla de su barrio, al sur de Quito, para ejercer su fe. Ella es católica y tuvo que esperar hasta el 26 de mayo para que las iglesias abrieran las puertas a sus fieles después de declararse la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.

Esta es la segunda semana que los católicos pueden ir a sus iglesias. Solo en la ciudad de Quito existen 93 templos dispuestos para que los devotos practiquen su fe.

“La primera semana se abrieron 34 templos parroquiales. Esta segunda semana son 59 templos más. En total, tenemos 93 templos de las 200 parroquias de Quito”, explicó monseñor Alfredo Espinosa, arzobispo de Quito.

La Iglesia católica estableció que la apertura de los templos se realice en tres fases y esté acompañada a las directrices del semáforo que rige en cada cantón. Por ejemplo, en el caso de los cantones con semáforo en rojo, los fieles católicos se encontrarán en la primera fase, que comprende la oración y confesión.

Este miércoles 3 de junio de 2020, Quito prevé pasar a semáforo amarillo; eso implicará que las iglesias católicas puedan ejercer la comunión. Para los cantones en verde, la tercera fase contemplará también la celebración de la eucaristía.

Según el Protocolo para la Reapertura Progresiva de Templos Católicos, cada parroquia debe contar con una comisión de bioseguridad que tendrá a su cargo la ejecución del protocolo en cada templo. “Está presidida, en la Arquidiócesis, por monseñor David de la Torre y conformada por los seis vicarios episcopales y un experto en bioseguridad”, explicó monseñor Espinosa.

Agregó que todas las parroquias presentaron el plan de bioseguridad. La comisión visitó cada parroquia para constatar que se cumplan todas las medidas, como señalética, distribución de bancas o sillas con 2 metros de distancia, bandejas para desinfección de calzado o distribución de gel o alcohol.

Una vez cumpidas las medidas, la comisión aprueba y monseñor Espinosa emite un decreto arzobispal para que la parroquia abra las puertas de su templo.

Actualmente, las iglesias no celebran misas; sin embargo, los fieles acuden para ejercer la oración o confesión. Sus lugares son establecidos por el encargado del templo para cuidar los 2 metros de distancia entre las personas.

Otra de las medidas de bioseguridad que implementó la Iglesia consiste en el cierre de las pilas de agua bendita. “También se pide no acercarse a las imágenes. En muchas, hemos puesto vallas. También está inactivo el espacio de velas”, explicó monseñor Espinosa.

El protocolo también exige la aplicación de test rápidos a todos los sacerdotes y obispos de forma permanente.

Desde marzo, las iglesias y templos católicos cerraron sus puertas para evitar la propagación de covid-19. El 24 de abril, luego de una reunión con la ministra de Gobierno, María Paula Romo, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana informó sobre la elaboración del protocolo que fue socializado al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) Nacional, que finalmente lo aprobó.

El 26 de mayo los templos abrieron sus puertas. Las personas de grupos vulnerables, niños, embarazadas o con sintomatología covid-19 no podrán visitar los templos. 

Plataforma forma a 250 presbíteros

Se llama “10 Minutos con Jesús Sacerdotes” y es una plataforma digital que se encarga de la formación permanente a la que están llamados los clérigos.

“Es una herramienta que les ofrece material de cómo preparar sus homilías, responder a preguntas difíciles de los feligreses, disponer de infografías para explicar conceptos más abstractos o escritos del Papa”, dice el padre Juan Carlos Vásconez, sacerdote de 10 Minutos con Jesús.

El proyecto nació hace ocho meses, y lo impulsan cinco religiosos: José Manuel Delgado, Luis Palacios, Juan Carlos Vásconez (de Ecuador), Alfonso Riobó (de España) y Juan María Gallardo (de Argentina). Ellos se encargan de la preparación de los temas que reciben más de 250 sacerdotes suscritos, la mayoría diocesanos de distintos países de Latinoamérica.

Unas 15 horas a la semana dedica el grupo de sacerdotes a la preparación de los tres insumos constantes: Homilías, Preguntas Frecuentes y Noticias de la Iglesia que se distribuyen cada semana a través de audios y videos. Este material puede durar entre 5 a 10 minutos, dependiendo del contenido.

“Para llegar didácticamente, usamos programas de grabación y edición de audio y video para remitir el material vía WhatsApp. Buscamos incorporar contenido sobre Liturgia de las Horas”, indica el padre Juan Carlos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP