Estación de El Labrador cuenta con 200 agentes de información

- 01 de junio de 2018 - 11:33
Los usuarios acuden a personal de información en caso de alguna duda.
Foto: Gabriela Castillo / EL TELÉGRAFO

El uso de la nueva estación de El Labrador se inició este viernes 1 de junio con relativa normalidad. Desde las 05:00, los usuarios de la Estación Norte, que dejó de funcionar formalmente ayer, se trasladan y realizan su partida o llegada a la nueva terminal, localizada 500 metros al norte de la antigua parada central.

Además de las unidades del Corredor Trolebús llegarán a las nuevas instalaciones buses alimentadores de cinco rutas y unidades que conectarán con la estación Río Coca y la interprovincial de Carcelén.

El ingreso peatonal a la parada está ubicado en la avenida Amazonas, mientras que los vehículos entrarán por la avenida Isaac Albéniz.

A la Estación Norte llegaba alrededor 36 mil personas que utilizaban este punto para movilizarse hacia diferentes puntos de la ciudad. Mauricio Peña, gerente de la Empresa de Pasajeros de Quito, explicó que por el momento no se contempla ningún incremento de usuarios mientras no entre en operación el Metro de Quito, que está previsto para el próximo año.

El gerente recordó que en la actualidad operan seis rutas de alimentadores con dos conexiones hacia la Río Coca y  el Terminal Carcelén; 73 unidades entre trolebuses y biarticulados que operan en la estación.

Peña añadió que el destino que tendrán las instalaciones en donde funcionaba la Estación Norte, de acuerdo con las autoridades municipales, está por definirse entre la venta del predio que funcionó como parada central desde 1995 o si se desarrolla un proyecto público privado para un complejo habitacional.

Los usuarios indicaron que estas nuevas instalaciones lucen más amplias en comparación con las que tenía la Estación Norte. No obstante, señalaron que hay un poco de desinformación.

Esa fue la impresión de Lenardo Ochoa (43 años), quien -desde hace 10 años- acostumbraba a tomar el Trole en la estación de La Colón hasta la Estación Norte. "Cuando el bus no se detuvo me confundí. La verdad no me acordé que hoy iniciaba el cambio. Al principio no supe qué hacer, pero luego me explicaron", mencionó.

Germán Ulcuango (49 años), usuario de las unidades desde hace 6 años, dijo que necesitan aumentar la información o dar hojas volantes. "Yo soy un viejo usuario y me confundí. ¿Qué pasará con las personas que no conocen el sistema?", expresó.

Peña explicó que hay un operativo de 200 personas de la Empresa de Pasajeros para garantizar el orden estos primeros días. Se establecieron 10 personas en cada una de las estaciones, pero se medirá en función de las necesidades.

Patricia Mogroviejo, usuaria de las unidades de El Trole desde hace 2 años, dijo que el conductor del Trole podría advertir a los pasajeros a través de los altoparlantes del nuevo cambio. "Uno de los choferes hizo eso en mi recorrido y así me bajé a tiempo", expresó.

A lo largo de la nueva estación se desplegó personal para orientar a los usuarios de cómo funcionan los nuevos andenes. Luego ellos tendrán que reportar las novedades para perfeccionar el servicio de tal forma que mejore.

El gerente de la Empresa de Pasajeros garantizó que este proceso será para pulir y mejorar el servicio, pero instó a la ciudadanía a colaborar con los agentes de control y a mantener el orden en la nueva estación. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: