El 65% de 3.500 conflictos se resolvió a través de mediación

31 de marzo de 2012 - 00:00

El Municipio de Quito busca apoyar la solución de conflictos -sin penalizarlos- y resolverlos a través del diálogo en un  centro de mediación y negociación. El último se inauguró en el Centro Histórico.

“La mejor solución a un problema legal es la mediación”, explicó Patricio Sánchez, director de la nueva dependencia, quien aclaró que con ello se evita la pérdida de dinero y tiempo con trámites legales largos.

En 2011, la dependencia municipal recibió 3.500 solicitudes de mediación, de las cuales se resolvió el 65%. En 2012 se han recibido 677 solicitudes, de las cuales el 50% se solucionó, lo que evidencia que la sociedad quiteña se está concienciando de que el diálogo y el reconocimiento de los derechos y responsabilidades es la solución, indicó  Sánchez.

Los centros de mediación y negociación brindan asesoría administrativa y judicial en casos familiares, como  pensiones alimenticias, régimen de visitas y reconocimiento de paternidad; en caso de deudas, como liquidación de letras de cambio y cheques; de inquilinato, como problemas con contratos de arrendamiento; y de tipo laboral.

Uno de los obstáculos que aún afectan al sistema es la duda de las personas sobre la legalidad de los procesos que ahí se realizan -en relación a denunciar el hecho ante una autoridad judicial- y si el acatar esa disposición es o no una decisión voluntaria, y temen que, de no ejecutarse la resolución, el imputado no sea sancionado, explicó Sánchez.

Pero la mediación no solo es una conversación sino que al alcanzar una solución -sin que sea necesaria  la participación de un abogado- se firma un acta de acuerdo que tiene validez legal y, en caso de no cumplirse, se aplica la penalidad máxima, según sea la infracción.   

Los casos más recurrentes en los centros de mediación son los de carácter familiar, de pensión alimenticia y de custodia de menores; en segundo lugar están los casos de inquilinato, en tercer lugar las denuncias por  deudas y después los conflictos comunitarios. 

Gabriela Villacís acudió al centro de mediación para conseguir que su ex conviviente, Carlos Paredes, le pase una pensión alimenticia para su hijo menor de edad. Eligieron ese mecanismo porque ahorrarían dinero y evitarían un impacto psicológico en el niño. “Es mejor que un trámite legal porque esos toman mucho tiempo”, dijo el hombre, tras alcanzar un acuerdo.

El centro de mediación ha solucionado también problemas de legalización de tierras. Un ejemplo de ello es el barrio Triángulo de Piedra, en el Valle de los Chillos, en donde sus moradores, tras 20 años de pleitos legales, en 2011 resolvieron su conflicto y obtuvieron las escrituras.

Los casos más conflictivos son los comunitarios, en los que participan más de dos personas por la dificultad de alcanzar un acuerdo, manifestó Sánchez.

Para acceder a la asesoría legal y a la solución de conflictos es necesario llenar una solicitud y entregarla en cualquiera de los centros de mediación, ubicados en La Delicia, Los Chillos, Calderón, Tumbaco y en el Centro Histórico. Allí se asigna un abogado mediador, quien facilita el diálogo y propone alternativas para terminar con el problema.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: