4.783 infracciones en una semana deja el control en las paradas

28 de marzo de 2012 - 00:00

El sistema de control de paradas de transporte público está, desde hace   un mes, bajo la supervisión de la Policía Metropolitana. Todavía  no hay datos   sobre  los conductores sancionados por incumplir la nueva disposición municipal, pero los resultados son favorables.   

En los próximos días  la  Empresa Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) presentará un informe que será entregado a  la Policía Nacional para que  aplique las  sanciones correspondientes, tanto  de   carácter administrativo  como   a los contratos de operación.   

Según datos de la Policía Metropolitana,  en la semana del 27 al 2 de marzo  3.392 choferes cometieron alguna   infracción:    1.468 circularon con las puertas abiertas, 940 se detuvieron fuera de la parada, 435 realizaron una maniobra indebida,  349 tuvieron exceso de pasajeros o de velocidad, 279 no detuvieron la marcha  para recoger o dejar  pasajeros, y 160 se estacionaron hasta que se llene la unidad.

En comparación con el reporte de la semana del 19 al 23 de marzo, los índices de infractores subieron a 4.783, de los cuales 1.783 circularon con las puertas abiertas, es decir,  315 más que la semana anterior, un fenómeno que se replicó en el resto de infracciones. Los conductores que incumplan la norma serán sancionados con la reducción de  4,5 puntos en la licencia y con una multa del 15% de la remuneración básica unificada (43,8 dólares).

Los problemas que se han detectado en el  primer mes, según Alfredo Veloz, chofer de la cooperativa de transporte Bellavista, es que no hay señalización de paradas en algunos sectores  y   la falta de colaboración de los pasajeros:  “no aprenden, se quieren bajar en cualquier lugar y si no lo hacemos nos insultan”, explicó.

En ello concuerdan algunos usuarios del servicio de transporte público, “los pasajeros no respetamos las paradas”, admite   Mauricio López, de 54 años. Por otra parte, Héctor Bustos, de 60 años, explica que para cambiar por completo la cultura del irrespeto vial  “hay que comenzar por las  escuelas, con una materia sobre educación vial”.

En la avenida  5 de Junio,  que conecta al   sur de la ciudad con el centro y norte es evidente la falta de paradas de bus y de señalización, como cruces cebra. Por   ello,  la  Epmmop identificó la necesidad de   722 puntos para recoger y dejar pasajeros en todo el “hipercentro de la ciudad”, que comprende desde La Y, en el norte,  hasta la Villaflora, en el sur.  

De ellas,  297 paradas ya están instaladas y cuentan  con módulos  para el resguardo de los usuarios, mientras que 250 más  se instalarán  y otras 175 solo tendrán  señalización vertical y horizontal.  Esto para que los  usuarios, choferes y policías Metropolitanos identifiquen las paradas autorizadas   e impidan  el uso del espacio público   por parte de los  vehículos particulares.

Este trabajo se   realizará por etapas; la primera se realizó en el  hipercentro y la siguiente intervención irá desde el sector  La Florida, en el norte de la ciudad,  hasta la parroquia rural de Calderón. Paralelamente se trabajará en el sur, desde la avenida Teniente Hugo Ortiz hasta la parroquia rural de  Cutuglagua.  

A pesar de los inconvenientes,  los quiteños ven con agrado la implementación del sistema  de control de paradas.  “Está   bien que la Policía Metropolitana  controle el tránsito   porque así cuidamos nuestras vidas”, sostiene Marcia Romero, una usuaria. Todavía hay quienes  no se acoplan al  nuevo sistema  y algunos conductores solo cumplen la norma mientras   los policías vigilan,  pero “debemos concienciar a todos para que esto funcione”, añade Romero, quien reconoce que el tráfico fluye con mayor agilidad cuando se realizan los operativos.

La primera fase del sistema   se  realiza de forma simultánea;  75 paradas   a lo largo de la ciudad. Los policías metropolitanos trabajan en dos horarios:  desde las 06:30 hasta las  10:30 y de  16:00 a 20:00, pero  en el futuro se definirán posibles ajustes y eventualmente la incorporación de un horario al mediodía en tramos seleccionados.

Los policías vigilan que los buses no dejen  ni recojan pasajeros en cualquier sitio y que   no circulen con las puertas abiertas, además, que no paren en medio de la vía para tomar pasajeros y     realicen maniobras peligrosas. Los 400 policías metropolitanos asignados se prepararon durante seis meses en temas de tránsito.