Retos del contador ecuatoriano

- 06 de agosto de 2018 - 00:00

En pleno siglo XXI no deberían quedar dudas de la importancia del contador en la empresa. Tener información relevante sobre los ingresos del negocio, sus gastos, los bienes y activos destinados a la generación de ganancias para el empresario y sus socios es vital en la toma de decisiones. La llegada de la tecnología fue determinante en el ejercicio de esta profesión. Los libros que en grandes hojas de papel el contador diariamente registraba las cuentas en una “T” contable con la cuenta del “debe” y el “haber” fueron reemplazados por los programas informáticos de contabilidad, desplazando a un grupo de profesionales que no se adecuó a la tecnología. A la par, se abrió la oportunidad de maximizar sus ingresos, ya que a través de internet pueden prestar sus servicios a varias empresas.

Lamentablemente existen empresarios que no han descubierto la potencialidad de la contabilidad y limitan su contratación como obligación formal para la firma de balances ante la Superintendencia de Compañías y declaraciones de impuestos ante el Servicio de Rentas Internas (SRI). La labor preventiva y de planificación tributaria ha sido desplazada a la búsqueda de un contador o un asesor tributario cuando existe un requerimiento de los órganos de control. Solo en junio el SRI recaudó $ 5’283.000 en multas tributarias

($ 176.000 diarios). Para tener una idea, el sistema sancionatorio en un mes recauda más de lo que para el mismo período recaudó por Impuesto Redimible a las Botellas Plásticas, RISE y Regalías mineras. Este fenómeno se explicaría dentro del “estado de bienestar” donde se desplaza el foco de las causas de nuestro descontento a los síntomas. Para ir al médico cuando se está enfermo, al sicólogo cuando estamos afligidos, y al asesor tributario cuando tenemos al SRI, IESS o Aduanas encima. Todos estos servicios son sustancialmente más costosos en dinero y lamentablemente dan pocos resultados, como bien lo analiza Rutger Bregman. Las potencialidades en el sector de la asesoría contable son un reto y una oportunidad para aprovechar de la tecnología y de la incansable regulación del SRI para incorporar servicios de valor agregado a la asesoría contable, así como la generación de reportes de liquidez, eficiencia, productividad o endeudamiento.

Es preciso trabajar en esquemas de planificación tributaria y ahorro fiscal, de la mano del asesor tributario, que en modo alguno significa elusión ni evasión tributaria. (O)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: