En defensa de las ballenas

- 04 de septiembre de 2018 - 00:00

La Comisión Ballenera Internacional (CBI) es la entidad creada para regular la conservación de las ballenas, conformada por 89 naciones, cada dos años se reúne para decidir el futuro de los cetáceos. Alrededor del tema se confrontan enfoques e intereses diferentes, por una parte, aquellos países que priorizan la perspectiva comercial; y, por otro lado, los que desde el conservacionismo y la ciencia promueven el respeto a los ecosistemas marinos y sus ciclos vitales.

Del 14 al 16 de septiembre de 2018 se realizará en Florianópolis, Brasil, la 67a. reunión de la CBI, entre otros temas se abordará el pedido de Japón para que se levante la prohibición de la caza comercial de ballenas, frente a lo cual Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay, integrantes del Grupo Buenos Aires, se reunieron en Santiago de Chile,

el 1 y 2 de agosto de este año, para consensuar posiciones, una de las cuales reafirmó su compromiso para que se mantenga la moratoria a la caza comercial de ballenas; medida que lleva 32 años y es un hito en la historia del conservacionismo mundial.

Ecuador ha mantenido una posición firme en contra de la caza de ballenas, pues la Constitución reconoce la aplicación de medidas de precaución y restricción de actividades que puedan conducir a la extinción de las especies, la destrucción de los ecosistemas o la alternación de los ciclos naturales; así como el Acuerdo Ministerial N° 005-2000 del Ministerio del Ambiente que prohíbe la caza de ballenas; sin embargo, Ecuador es uno de los 20 países deudores de la contribución a la CBI, por un monto de 35.909 libras esterlinas que debe cancelar hasta el 9 de septiembre para garantizar su derecho al voto.

El Movimiento Animalista Nacional ha insistido ante diversas instancias para que el país honre su compromiso y pueda participar con voz y voto en Brasil, una voz que recoja las palabras de Tomas Edison y que nos recuerde que “La no violencia conduce a la ética más alta, lo cual es la meta de toda evolución. Hasta que dejemos de lastimar a otros seres vivos, seguiremos siendo salvajes”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: