El nuevo jefe del comando conjunto asumió su cargo

Personal de Fuerzas Armadas se reducirá a 34.500 en 11 años

- 01 de mayo de 2014 - 00:00
La ceremonia de cambio de mando de las FF.AA. se cumplió la mañana de ayer en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, en Quito. Foto: Fernando Sandoval.

El nuevo jefe del comando conjunto asumió su cargo

El presidente de la República, Rafael Correa, anunció ayer que Ecuador iniciará un proceso de modernización de sus Fuerzas Armadas (FF.AA.).

Uno de los principales cambios será disminuir el personal efectivo. Por ello, informó que hasta 2025 se espera que de 42.000 militares que hay actualmente, se reduzcan a 34.500.

El Jefe de Estado explicó que esta medida implicará disminución de 50% al año en los ingresos en las escuelas militares y un 2% en la depuración institucional.

Correa lo anunció en la ceremonia de cambio de la cúpula militar, que se desarrolló en la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, en Parcayacu (en el norte de Quito), en donde fue posesionado Luis Garzón Narváez como jefe del Comando Conjunto de las FF.AA.

El Primer Mandatario considera que en la modernización de las filas militares “no habrá afectación en la carrera profesional (...) puesto que es un proceso de racionalización que se desarrollará bajo criterios técnicos”.

Se mantendrá el Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfa). Con ello, dijo el gobernante, se evitarán los rumores sobre su supuesta desaparición.

El Mandatario explicó que la propuesta para elaborar el IV Libro del Código de Entidades de Seguridad Ciudadana “ha sido mal interpretada como un mecanismo que debilita nuestras FF.AA. y es precisamente lo contrario, una alternativa profesional y de ingreso para los soldados que se acojan tempranamente al retiro y una contribución en otras áreas de seguridad”.

Otra reestructuración que anunció el Jefe de Estado en las FF.AA. es el diseño de un nuevo servicio militar voluntario, algo que ya había adelantado en el pasado.

El Gobierno aspira a un adecuado entrenamiento “en tareas propias de la defensa, no en oficios para lo cual existen otras instituciones del Estado”.

Debido a ello también se cambiarían los tiempos en la formación militar. “No se necesita un año de permanencia en los cuarteles, ni el acuartelamiento de tantos conscriptos”, adelantó el Presidente de la República.

Esto conlleva a que baje el número de soldados que ingresa al sistema voluntariamente. Esa cifra pasará de 16.000 a 10.000 por año. Los conscriptos tendrán un período de entrenamiento de seis meses. Después de este lapso pasarán a reentrenarse y actualizar sus conocimientos.

“Tendremos así una reserva de 50.000 jóvenes bien entrenados y capaces de actuar con rapidez y profesionalismo en caso de crisis o emergencias nacionales”, destacó Correa.

Una vez que los jóvenes concluyan la conscripción accederán a institutos de capacitación, a universidades y a la promoción militar en los cuerpos de seguridad que se están creando. Será una alternativa profesional para quienes así lo deseen.

“Preferimos un proceso de movilización y reservas moderno, integral, informatizado, y con gente preparada y dispuesta a prestar su contingente por el país”, señaló el gobernante ante decenas de uniformados.

Nueva cúpula de las Fuerzas Armadas

En la ceremonia, Correa, junto a Gustavo Jalkh, presidente del Consejo de la Judicatura, y la ministra de Defensa, María Fernanda Espinosa, entregaron la condecoración de excelencia a los comandantes salientes.

Fueron homenajeados Leonardo Barreiro Muñoz, exjefe del Comando Conjunto;Jorge Peña, quien cumplió funciones como comandante de la Fuerza Terrestre; y el general Enrique Velasco Dávila, comandante saliente de la Fuerza Aérea ecuatoriana.

Luego fueron posesionados en sus nuevos cargos, además de Narváez, el general de Brigada Carlos Obando como comandante general de la Fuerza Terrestre, mientras que el brigadier general Raúl Banderas asumió el mando de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). Al frente de la Marina seguirá Luis Jaramillo.

El general Luis Garzón, tras agradecer el homenaje, recalcó que las nuevas dignidades asumirán el reto de fortalecer la defensa de la soberanía y la integridad territorial, apoyando en la transformación de la matriz productiva, uno de los ejes de acción del Gobierno.

Datos

El cambio de cúpula se lleva a cabo, en cumplimiento de los decretos ejecutivos Nº 301, 302 y 303, expedidos el pasado lunes 7 de abril, mediante los cuales se concretó la designación de las nuevas autoridades.

Como parte de la actual cúpula fue ratificado el vicealmirante Luis Jaramillo Arias, comandante general de la Fuerza Naval.

El acto contó con la presencia de Fernando Cordero, ministro Coordinador de Seguridad; José Serrano, ministro del Interior, además de otras dignidades de la Policía Nacional, de la Asamblea Nacional y delegados diplomáticos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: