Comunicadores se activan a revisión de tabla salarial

- 29 de junio de 2018 - 00:00
El ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, no descartó una reunión con gremios y trabajadores de la comunicación para discutir el tema.
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

El ministro de Trabajo, Raúl Ledesma, se mostró partidario de un diálogo para analizar el sueldo básico de los comunicadores. El funcionario se refirió al tema durante una entrevista en radio Majestad, en Quito.

El anuncio lo efectuó luego de las declaraciones de Roberto Manciati, presidente de la Asociación de Radiodifusión (AER), de Pichincha, quien pidió que se revisara la tabla salarial de los periodistas.

Según el Ministro, deben discutirse las lógicas de los medios pequeños, que no pueden contratar a periodistas de manera mensual.

“Vamos a tomar contacto con AER y asociaciones de trabajadores de telecomunicaciones en el Ecuador, que hay algunas, para analizar esta problemática y encontrar alternativas. Yo tengo una, que es la de generar una modalidad de contratación, no sé si por nota o por día, pero no puede ser limitada”.

Esto provocó reacciones en comunicadores del país que, en redes sociales, consideraron su propuesta como un intento de precarización del trabajo de los profesionales de la comunicación.

Trabajadores de medios escritos, radiales, digitales y televisivos, agrupados en la asociación Prensa Unida, expresaron que la posibilidad de revisar la tabla salarial fijada para el sector “afectaría la estabilidad de los trabajadores y los derechos no son regresivos. Pretender una revisión atenta contra la estabilidad de nuestras familias”, dijeron en un comunicado.

La asambleísta Marcela Holguín escribió en Twitter: “Esto es rebaja de sueldos, es inconstitucional, ilegal e inhumano. Con el cuento del contrato por nota nos regresan a la época cuando a los periodistas se les pagaban con arroz y azúcar, cuando trabajaban sin seguro social y sin derechos de ley”.

El asambleísta Fabricio Villamar publicó: “Espero que eso de que se requiere bajarles el sueldo a los periodistas sea una mala interpretación y no una mala intención. El periodismo como profesión es sacrificado y a algunos les ha costado su seguridad personal, no veo fundamentos para ese despropósito”. (I)