La falta de acuerdos perjudicó a ambas partes

- 13 de agosto de 2018 - 00:00
La entrega de regalías, por la difusión de sus producciones, ha beneficiado a los artistas nacionales
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Para los artistas nacionales, la vigencia del artículo 103 de la Ley Orgánica de Comunicación (LOC) les ha permitido tener ciertos beneficios. Por ejemplo, que sus canciones suenen en la misma cantidad que los temas de artistas extranjeros. También está lo referente al pago de regalías por los derechos de autor.

Actualmente, este pago lo realizan los distintos medios de comunicación radiales y según sus dueños, se lo hace en función de la cantidad de música que se transmite durante el día: de allí se establece un porcentaje que tiene relación con la facturación cada año.

Andrés Granda, integrante de la Banda Papá Chango, contó que desde que entró en vigencia la LOC, aumentó en un 20% su recaudación en cuanto al tema de regalías.

“Por el hecho de poder cobrar regalías por nuestros derechos de toda la música que hacemos, ha sido muy bueno”, resaltó.

Sin embargo admitió que es necesario reformar la norma, ya que en otros países los contenidos musicales de artistas nacionales suenan hasta en un 80%.

Andrés Acuña, vocalista de esa misma banda, considera que hay voluntad por parte de las radios de cumplir la LOC, pero sostiene que se debería llevar un mejor control. “Hay radios donde tienes ocho horas de música internacional, pero de repente prendes la radio a las 2 de la mañana y todos son nacionales”.

Juan Fernando Velasco, titular de la Sociedad de Autores y Compositores del Ecuador (Sayce), coincidió en que, gracias a la LOC, ahora gozan de una repartición más equitativa de sus regalías por concepto de derechos de autor. Antes se repartía de acuerdo con lo que sonaba, entre un 14% y un 20%.

Pero cuestionó que la mayoría de las radios no han podido cumplir la norma debido a que se trata de un artículo mal implementado. “Nunca estuvo bien regulado para que no les afecte en su programación y su audiencia el programar canciones ecuatorianas en horarios que no sean claves para su publicidad y para su audiencia”, añadió.

El cantautor ecuatoriano Darío Castro considera que la LOC solo ha beneficiado a una parte de los artistas, debido a los vacíos en la norma. Las canciones de artistas con más de 20 años de experiencia suenan más que los temas de artistas que todavía están en el anonimato, por lo que no gozan del beneficio.

Según Castro, el problema radica en las mismas emisoras: “Lo que han hecho es esperar a que les llegue el contenido o buscarlo por fuera (internacional). El contenido nacional es escaso. Como artista puedo decir que es escaso y no porque no exista o porque no haya calidad”.

Las radios del país, aunque no todas, han cumplido el artículo del 1x1, pero no lo han hecho con el pago por derechos de autor.
De allí que la propuesta de Sayce ante la Asamblea Nacional, dentro de las reformas a la Ley de Comunicación, es que debe garantizar y viabilizar el cobro de estos derechos en los distintos medios radiales.

“Así como los medios de comunicación reclaman cambios para esta Ley que tiene que ver con el desenvolvimiento de su profesión y de las libertades necesarias para ejercerla, también pedimos el respeto y la ratificación en esta normativa, del respeto por los derechos autorales, por los derechos de quienes hacemos canciones y vivimos de ello”, dijo Velasco.

Para los artistas es necesario que se trabaje en conjunto con el Estado y los dueños de los medios de comunicación. “El tema de que sea impositivo hacia una radio le causa un rechazo a los programadores, a los locutores, a sus dueños”, indicó Granda.

Y aclararon que no se trata de un favor el transmitir los contenidos musicales de cantautores nacionales. Para Castro, “al poseer una frecuencia que es alquilada y no comprada, es una responsabilidad (de las radios) informar, nutrir a una comunidad”.

Finalmente, para Juan Fernando Velasco, también compositor y cantautor, lo que sucede al momento es fruto de una norma que nació mal. “Lo que faltó es precisamente lo que hoy recién se está empezando a hacer, conversar al respecto, crear consensos, juntar a los autores y compositores por un lado, a los artistas por otro, a los medios de comunicación, tal vez una comisión o representación de los usuarios, entender la problemática y lograr acuerdos que sean positivos”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: