Un grupo de candidatos al Consejo coinciden con Correa

- 18 de febrero de 2019 - 00:00
El reglamento para elegir a los siete vocales del Consejo de Participación Ciudadana establece que los candidatos no debían estar afiliados a partidos políticos, tampoco tener el respaldo de ellos.
Foto: Archivo

De los 43 aspirantes al Consejo de Participación Ciudadana, al menos seis tienen el “apoyo” del exmandatario, otros siete ocuparon cargos en su gobierno. Analistas lamentan dicha cercanía.

Las redes sociales revelaron las “coincidencias” entre un grupo de los 43 candidatos al Consejo de Participación Ciudadana con el expresidente Rafael Correa.

Aunque ellos aseguran que no están vinculados con el exmandatario. Sus ideas se conectan en, principalmente, tres temas: denostar lo realizado por el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio; oponerse a las concesiones propuestas del Gobierno y denunciar sus actos de corrupción.

Gracias a ese discurso, Correa ha enviado trinos a favor de Graciela Mora, Carlos Espinoza, Victoria Desintonio, Juan Dávalos, Olindo Nastacuaz y Walter Gómez.

El reglamento para elegir a los siete vocales del Consejo establece que los candidatos no debían estar afiliados a partidos políticos, tampoco tener el respaldo de ellos.

Por eso, desde el movimiento Revolución Ciudadana aseguran que no tienen vínculos con los nombres que promociona Correa.

Lo mismo dicen los candidatos. Por ejemplo, Graciela Mora dijo a EL TELÉGRAFO que no es correísta y agregó “si el expresidente sigue a Graciela Mora es porque está preocupado por la situación que vive el país”.

Ella aseguró que no le contesta los mensajes que ha enviado Correa y en el caso de recibir su apoyo, aclaró que solo significaría un voto.

Mientras que Juan Dávalos reiteró que no está afiliado a ningún partido ni movimiento político y bajo esa lógica, que se lo catalogue como correísta, recalcó, queda sin sustento legal.

“Con el expresidente coincidimos en los errores que hay en la coyuntura política actual”, destacó Dávalos y afirmó que deben existir temas en los que no concuerdan. Pero no dijo en cuáles.

Candidatos trabajaron en el Gobierno pasado

Hay otro grupo de aspirantes al Consejo de Participación que, si bien no han recibido apoyo público, tienen una relación con el correísmo por sus funciones desempeñadas en el anterior Gobierno.

Allí sobresalen Bernardo Cañizares, María Rosa Chalá, Gina Aguilar Ochoa, Mónica Moreira, María Fernanda Rivadeneira, Karina Ponce e Ibeth Estupiñán Gómez (ver infografía).

En el caso de Rivadeneira, ella fue candidata a asambleísta por Manabí por Alianza PAIS, en 2009. La abogada no logró una curul.

En cambio, Estupiñán fue directora de Participación Ciudadana en el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) en la administración de Ximena Ponce y Doris Solís. Sus funciones arrancaron en septiembre del 2011 y finalizaron en abril del 2012.

“No soy correísta sino no andaría como mochilera. Los que están detrás de esto, intentan perjudicar mi candidatura para el Consejo”, indicó Estupiñán.

Esa postura posicionada en las últimas entrevistas le trajo críticas de los militantes de la Revolución Ciudadana. “Desde esos días, los correístas me dicen que soy servil a Julio César Trujillo (presidente del Consejo Transitorio)”.
Futuro Consejo sería “intocable” y con integrantes “correístas”

EL TELÉGRAFO consultó con tres analistas políticos, quienes coincidieron en que Ecuador corre el riesgo de caer en manos “oscuras” si eligen a candidatos que no son conocidos por el electorado.

Para Lolo Echeverría, al ser aspirantes desconocidos pueden convertirse en “submarinos o teledirigidos que representan a grupos políticos”.

Maribel García, experta en políticas públicas, aseguró, en cambio, que en las próximas elecciones existe el riesgo de elegir a un Consejo con integrantes correístas.

“Podrían llegar y echar abajo todo lo que se hizo en los últimos meses por reinstitucionalizar al país”, dijo.

El analista Esteban Rodríguez es más drástico: al ser elegidos por votación popular, los nuevos consejeros tendrán una autoridad mayor a la que tienen actualmente.

“Ellos serán intocables y pueden generar una crisis política porque pueden alegar que el Transitorio se arrogó funciones”, aclaró.
Por eso, la elección que se cumplirá el próximo 24 de marzo es clave para el futuro democrático del país. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: