Asambleísta del movimiento CREO

Fabricio Villamar: “Serrano debe tomar una decisión sobre la conducción de la comisión ”

- 09 de febrero de 2018 - 00:00
Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

El legislador quiere que Doris Soliz y Esther Cuesta ya no dirijan la mesa de Relaciones Internacionales.

El movimiento CREO solicita la renuncia de la presidenta y vicepresidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores, Doris Soliz y Esther Cuesta, respectivamente.

El asambleísta de CREO, Fabricio Villamar, integrante de esa mesa legislativa, dijo que ambas bloquearon una resolución para rechazar la intromisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la consulta popular.

El organismo solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos CorteIDH medidas a favor de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana para evitar el cese de sus funciones.

¿Qué pasó en la Comisión de Relaciones Internacionales?
Planteamos hacer una resolución de apoyo al presidente Moreno. Pero los correístas duros se opusieron y suspendieron abruptamente la sesión. Nosotros nos quedamos allí y Marcela Aguiñana, correísta, habría agredido verbalmente a Paola Vintimilla, del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero (PSC-MG) e integrante de la comisión.

¿Qué hacía Aguiñaga, presidenta de la Comisión de Justicia, en la mesa de Relaciones Internacionales?
Aguiñaga firmó, en ese momento, un documento para justificar su presencia en nuestra comisión. Pero eso debía hacerlo con anticipación y por escrito. Aguiñaga le gritó a Paola Vintimilla: “¡Cállate loca”! Además hubo otra agresión verbal de la exasambleísta y ahora asesora de la Presidencia de la Asamblea, Mariángel Muñoz, en contra su colega morenista, Ana Belén Marín. Ese conflicto ocasionó que los correístas abandonen la sesión.

¿Por qué solicitaron la renuncia de la presidenta y vicepresidenta de la Comisión?
Hemos informado lo que ocurrió y las agresiones a las integrantes de nuestra comisión. La reacción del presidente de la Asamblea, José Serrano, es separar a las funcionarias descomedidas y tomar una decisión sobre la conducción de la comisión.

¿Cuándo esperarían que se resuelva este problema?
En las próximas semanas. Este caso es como el de Augusto Espinosa, presidente de la Comisión de Educación. Él ya no goza de la confianza de sus colegas y se aferra al cargo. Le pasa lo mismo a Doris Soliz, quien intenta cogerse con las uñas del puesto. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: