Elizabeth Cabezas pide barrido antiespionaje en la Asamblea

- 12 de marzo de 2019 - 00:00
El jueves pasado, Elizabeth Cabezas fue grabada cuando mantenía una conversación telefónica con la ministra del Interior, María Paula Romo.
Foto: Archivo / El Telégrafo

La Presidenta de la Legislatura envió un oficio al Ministerio del Interior para ejecutar esa tarea de seguridad. Las bancadas quieren una indagación.

En la Asamblea hay preocupación por la grabación clandestina de una conversación entre la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, y la ministra del Interior, María Paula Romo.  

Hasta el momento no se sabe cómo se grabó esa charla en el salón del pleno. Para terminar con las dudas, Cabezas pidió al Ministerio del Interior que ordene a la Dirección General de Inteligencia (DGI) que realice una indagación sobre este caso.  

Una de las facultades de la DGI es proteger a las autoridades de espionajes electrónicos, para lo cual realizan barridos donde pueden detectar cualquier aparato que intercepte información clandestinamente.

Cabezas el lunes 11 de marzo, nuevamente, se pronunció sobre este hecho. Ella ofreció disculpas por las palabras que usó y que afectaron a los integrantes del Partido Social Cristiano (PSC). Además, sostuvo que ella dará explicaciones de la charla con Romo a las personas interesadas y descartó hacerlo ante el pleno.

La difusión de esta grabación también será determinante en las aspiraciones de Elizabeth Cabezas de reelegirse como presidenta. Su cercanía con el PSC aparentemente está rota luego de que el bloque le contestara en un comunicado público que su conducción de la Asamblea es “inaceptable”.

El PSC tiene 15 votos que son claves para elegir a las nuevas autoridades legislativas a inicios de mayo. Mientras tanto, las bancadas también hacen una investigación sobre el espionaje que se vive en el interior de la Legislatura y pidieron a su presidenta que explique las conversaciones que mantuvo con la ministra Romo y las consecuencias de esas acciones.

Fabricio Villamar, de CREO, y Eliseo Azuero, independiente, van por la tendencia de que la presidenta Cabezas entregue una versión sobre los hechos.

Villamar sostuvo que no existen indicios de supuesto tráfico de influencias de Cabezas, como denunció el lunes 11 de marzo el legislador de la Revolución Ciudadana, Ronny Aleaga, en la Fiscalía. Para él, lo negativo es que no se han hecho públicos los acuerdos políticos.

El legislador amazónico Azuero recalcó que debe fortalecerse la independencia del Parlamento del Ejecutivo, pero manifestó que la denuncia contra Elizabeth Cabezas es parte de una estrategia que busca causar más conmoción en el país.

El martes 12 de marzo se reúne el pleno legislativo, pero se prevé que se trate ese tema. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: