El Fiscal terminó con las declaraciones de 38 testigos

- 29 de noviembre de 2017 - 00:00
Terminada la recepción de las declaraciones de los testigos de Fiscalía continuarán los convocados por la Procuraduría y la acusación particular.
Foto: John Guevara / et

En el quinto día de la audiencia de juicio por el delito de asociación ilícita en contra del vicepresidente Jorge G. y 8 acusados más, la Fiscalía terminó con la presentación de 38 personas, que llamó como testigos.

Ahora seguirán los declarantes de la Procuraduría y la acusación particular del político César Montúfar, quien llamó a declarar al contralor subrogante Pablo Celi.

La tarde de ayer el tribunal también escuchó el testimonio anticipado de Alfredo A., empleado de Televisión Satelital, de propiedad del sindicado Ricardo R.   

Así mismo, se reprodujo la declaración de José Santos, el delator de Odebrecht. En ambos casos las confesiones fueron tomadas en la etapa de instrucción fiscal, en octubre pasado, y en esta audiencia se volvieron a reproducir para que sean consideradas como pruebas testimoniales.

Antes de que se inicie la jornada, el Segundo Mandatario reiteró que “todos los testimonios son a mi favor”.

Añadió que el exgerente de la Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec), Eduardo Barredo, declaró “que jamás le he pedido nada respecto a ninguna empresa”.

Sostuvo que si alguien cometió algún ilícito se tomó su nombre, se benefició ilegítimamente de alguna cosa, por lo que deberá responder ante la justicia. “Yo no he cometido delito y ninguno de los informes me nombran”.

La manera como se hizo la declaración incomodó al Tribunal, por eso el juez ponente, Édgar Flores, recordó que está prohibido hacer comentarios a la prensa dentro de la sala de audiencias.

Igualmente el exministro de Sectores Estratégicos, Rafael Poveda, mediante  un comunicado respondió a las aseveraciones que hizo en el juicio el exsecretario jurídico del anterior régimen, Alexis Mera, quien aseguró que el expresidente Rafael Correa no conoció del proyecto Pascuales-Cuenca al que calificó de “innecesario e inflado”.

Poveda señaló que la adjudicación fue conocida por los funcionarios de Estado respectivos y que su renuncia se produjo 3 años después y no tuvo relación con la construcción del poliducto. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: