La Vecchia Signora ficha a Mabel Velarde

- 03 de abril de 2018 - 00:00
La entrenadora Mabel Velarde durante una de las prácticas en la academia de fútbol que lleva su nombre, concebida para niños y niñas.
Foto: Jhon Guevara / EL TELÉGRAFO

El equipo italiano contrató a la DT ecuatoriana como coordinadora del programa de desarrollo y formación de niños en la filial de Argentina.

Desde los 17 años, Mabel Velarde reside en cualquier parte del extranjero, menos en Ecuador, su país. Este 2018 se avizora igual y los meses restantes del año instalará su residencia temporal en la capital argentina, Buenos Aires.

La entrenadora ecuatoriana fue contratada por la Juventus, para ejercer como coordinadora del programa de desarrollo y formación de niños y niñas en la filial de los italianos en Argentina.

El anterior año hizo una pasantía con ellos en Boston, junto a Megan Rapinoe, una de las futbolistas más reconocidas en Estados Unidos y campeona en el Mundial de Canadá 2015. Allí fue observada por personeros de la “Juve”, que se quedaron prendados por su forma de trabajar con las niñas.

“Les gustó mucho mi perfil e investigaron bastante sobre cómo estoy manejando mi academia aquí. Vieron la metodología y la forma de trabajar; todo se alineó con lo que ellos hacen”, relató la exfutbolista antes de viajar al sur del continente.

En Buenos Aires su trabajo no será meramente administrativo, también será de campo y compartirá con los futbolistas. A su cargo estarán hombres y mujeres de entre 9 y 18 años, pero también dará capacitaciones a los entrenadores. “Como ser humano y como mujer es una experiencia única. De una u otra forma será como dar ese salto que los entrenadores necesitamos. Nadie es profeta en su tierra. Ha sido muy lindo que me valoren como profesional y que vean que puedo aportar mucho en el desarrollo de niños y niñas. Seré la primera mujer en un staff de hombres para el fútbol formativo”.

El equipo turinés le ofreció un contrato por dos años, pero ella decidió que sea por un tiempo más corto: nueve meses. Sus razones para aceptar un vínculo más corto es que ella quiere ir paso a paso y que de a poco se den cuenta de que su forma de trabajar da resultados.

Su objetivo es entregar una formación distinta a los más pequeños y que les permita proyectarse en la profesión y carrera que ellos deseen. No necesariamente hacia el fútbol, pero busca brindarles herramientas de vida para desarrollarse de otra manera.

El hecho de no ser profeta en su tierra tiene que ver con la falta de confianza en el entrenador ecuatoriano. “Aquí no hay oportunidades, siempre se mira a los de afuera. Nadie se preocupa de darles una capacitación adecuada a sus propios entrenadores”.

Un aspecto importante para ella es la comunicación con los más pequeños, para conocer lo que quieren a partir del fútbol. Para ella, muchas veces sucede que los padres presionan a los niños para que tomen el camino hacia el profesionalismo.

“Eso sucede mucho en el fútbol formativo. Los niños se olvidan de que es un deporte y los padres generan un conflicto interno en sus hijos. Considero que lo formativo es muy competitivo; se busca solo ganar y ganar”, dijo desde su experiencia.

Además de mantenerse como entrenadora, Velarde tiene otros vínculos con el fútbol. Ella trabaja con una agencia llamada Talentos 360, con la que tiene un convenio para enviar futbolistas a Europa.

Por los contactos que tiene en Estados Unidos, también puede facilitar el lograr una beca de estudios a través del fútbol. El aspecto formativo es lo que la apasiona y ahora su talento para ello será explotado por la Vecchia Signora.

La academia de Velarde se mantendrá en actividad
La Academia de Fútbol Mabel Velarde no detendrá sus operaciones mientras ella se encuentre en Buenos Aires, con la Juventus.

Ella capacitó de forma intensa a los entrenadores para que se mantengan al frente del lugar, que funciona desde marzo de 2014. En primera instancia estaba destinada solo para mujeres, pero de a poco también se incluyeron hombres.

“Es un espacio inclusivo en el que se desarrollan los niños y niñas de una manera distinta, en la cual les permite tener un crecimiento interno, desde la alimentación, hasta el proceso de táctica y técnica”, comentó Velarde.

No solo ella incrementa los conocimientos de los directores técnicos que allí laboran, si no que también tienen la oportunidad de viajar al extranjero y formarse con una óptica diferente.

Los futbolistas que allí se forman también tienen la chance de salir del país y recibir clínicas en diferentes partes del mundo. Ahora espera lograr un vínculo con la Juventus y los niños que están en su academia puedan viajar a Buenos Aires.

Este año tuvieron la oportunidad de compartir con el jugador marfileño Didier Drogba, que vino con su equipo Phoenix Rising para jugar contra Liga de Quito. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: