Dakar llegó a 87 abandonos en las cinco primeras etapas

- 14 de enero de 2019 - 00:00
El piloto argentino Orlando Terranova, del equipo Mini, tuvo que abandonar el martes, durante la segunda etapa, por un dolor lumbar.
Foto: EFE

El Dakar 2019, el más corto de su historia con diez etapas en Perú, conserva la dureza de sus anteriores ediciones más largas, al llegar a 87 abandonos en las cinco etapas que se han disputado por el desierto peruano desde que la caravana partió de Lima el 7 de enero.

A la jornada de descanso, que se celebró este domingo 13 de enero en Arequipa, llegaron 388 participantes de los 541 que comenzaron el rally, así como 247 vehículos de los 334 que estuvieron en la salida.

En el transcurso de la primera parte de la carrera abandonaron 31 coches, 32 motos, 9 camiones, 8 quads, 6 UTV (vehículos utilitarios todoterreno).

El promedio de abandonos está ligeramente por encima de las ediciones pasadas, cuya duración alcanzaba las catorce etapas en lugar de las diez de la vigente versión.

Sin embargo, 30 de los 87 vehículos solicitaron acogerse a la categoría de “semimaratón”, con la que podían volver a la caravana desde la sexta etapa, que se celebró este domingo 13 de enero.

Se trata de una clasificación independiente creada este año por la organización para que los coches y camiones que abandonen el rally en la primera parte de la competición puedan tener más días de carrera, aunque sin opción a ganarla.

Con ello se busca que los participantes de estas categorías puedan rentabilizar mejor la inversión que hacen para correr, cuyas inscripciones cuestan alrededor de $ 30.000 para los coches y $ 45.000 para los camiones.

Dentro de ese grupo está el argentino Orlando Terranova (Mini), que abandonó el Dakar en la segunda etapa a causa de un dolor lumbar. También intentarán volver a la ruta Jacques Barrón y su hijo Lucas Barrón, primer participante del Dakar con síndrome de Down, cuyo UTV dijo basta en el momento que se disponían a subir a Duna Grande, la duna más alta de Perú, con 1.693 metros de altitud.

Muchos competidores consideran que lo más duro está por venir en las últimas etapas, una seguidilla de jornadas sobre dunas que aún pueden reducir más el número de vehículos que logren cruzar la meta de Lima este jueves 17 de enero. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: