La etapa ocho fue un carrerón

Pese al resultado el ecuatoriano sigue en primer lugar de la vuelta con la maglia roja, aunque el esloveno descontó importantísimos 17 segundos.
28 de octubre 15:56

Luego de más de 4 horas de puro pedaleo el esloveno Primoz Roglic logró el primer lugar de la etapa. A poco más de 10 segundos llegó el ecuatoriano Richard Carapaz, después de unos últimos 300 metros muy emocionantes en los que los dos ciclistas pelearon palmo a palmo cada segundo; al final el número uno del equipo Jumbo Visma tuvo más fuero y le ganó la pulseada a la "Locomotora del Carchi”.

La etapa número ocho de la vuelta a España presentaba este 28 de octubre dos picos de montaña y ascendía en su trayecto un poco más de 1.000 metros sobre el nivel del mar, lo que la calificaba como una de las más complicadas hasta ahora. La carrera se presentó con frío y lluvia en determinados momentos y el equipo Movistar fue el primero en atacar, aunque a sus integrantes les falló la estrategia y les faltó energía.

Ya para los últimos 5 kilómetros el pelotón empezó a desintegrarse y se formó una fila de ciclistas que perseguían al eventual líder que iba cambiando a medida que se acercaba a la meta. Para el final quedaron en pelea los dos mejores ciclistas de la vuelta que se turnaron el liderato en más de una ocasión, hasta que al final, a falta de unos pocos segundos de la meta, el esloveno Roglic sacó todo lo que se había guardado en las dos etapas anteriores y dejó a Richard Carapaz en el segundo lugar en un final de etapa no apta para cardiacos.

Pese al resultado el ecuatoriano sigue en primer lugar de la vuelta con la maglia roja, aunque el esloveno descontó importantísimos 17 segundos y ahora está a 13 de “Richie”.

Mañana serán 163 kilómetros y todo apunta a una llegada al sprint, por lo que serán los equipos de los velocistas los encargados de controlar el ritmo de la jornada. Aquellos equipos que todavía no hayan sumado victorias a su marcador tendrán la oportunidades para intentarlo. (I) 

Te recomendamos

Las más leídas