El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Mar.2/Mar/2021

Mundo

Tendencias
Historias relacionadas

El queratocono en Ecuador

21 de noviembre de 2020 00:00

El queratocono es una enfermedad que afecta la córnea (parte transparente del ojo) y la deforma hasta convertirla en una especie de cono, con una apariencia más delgada y poca resistencia. Es común en personas jóvenes, de seis hasta los 30 años.

¿Cuáles son las causas? Los pacientes alérgicos que se frotan los ojos constantemente, pacientes que tienen herencia familiar, pero también hay muchos casos esporádicos. En Ecuador esta patología es cada vez más común debido a la alta exposición de rayos ultravioletas y a la altura, especialmente en Cuenca y Quito.

Los síntomas dependen del grado en el que se encuentre esta enfermedad, pueden ser: visión borrosa, distorsionada, sensibilidad a la luz, enrojecimiento ocular y, en casos avanzados, la perdida súbita de la vista por la ruptura de una de las capas de la córnea.

¿Cómo se hace el diagnóstico? A través de una valoración integral del oftalmólogo, que mide la agudeza visual, revisa si la medida de los lentes aumentó, en especial el astigmatismo y la miopía.

Además, es indispensable un examen que se llama topografía corneal, que estudia la curvatura de la córnea y de esta manera precisa el grado de la enfermedad. Si el paciente ha sido diagnosticado con queratocono debe mantener controles periódicos con su médico.

Lo más importante en el tratamiento es un diagnóstico temprano de esta enfermedad, que se puede hacer desde la niñez. Si se detecta su progresión, es posible hacer un tratamiento llamado “crosslinking” para frenar el queratocono.

¿En qué consiste? Es un procedimiento bajo anestesia local, que dura 40 minutos, y se coloca vitamina B2 (Riboflavina), la cual produce un engrosamiento de la córnea, y luego se aplica radiación. Así la córnea queda más firme, deja de deformarse y detiene de manera efectiva esta enfermedad.

Cuando el queratocono se encuentra estable se puede colocar lentes de contacto especiales o anillos para mejorar la visión.

En casos muy avanzados, que tienen complicaciones, es necesario un trasplante corneal.

 

Te recomendamos

Las más leídas