Mapuches niegan autoría de incendio en que murieron siete bomberos en Chile

10 de enero de 2012 - 15:14

Un grupo mapuche señalado por el Gobierno como responsable de un incendio forestal en el que la semana pasada murieron siete trabajadores en el sur de Chile negó hoy las acusaciones y las calificó de "un montaje" para justificar la aplicación de la ley antiterrorista en su contra.

La "Coordinadora Arauco Malleco" (CAM) fue acusada por el Gobierno de la autoría del incendio, que según las autoridades se originó en varios focos simultáneos, lo que sirvió de base para presentar una querella por la ley antiterrorista contra quienes resulten responsables.

En el siniestro, que consumió varios miles de hectáreas de bosques en Carahue, a unos 700 kilómetros de Santiago, en la región de La Araucanía, murieron siete miembros de una brigada contra incendios que fueron atrapados por el fuego y otros dos permanecen aún hospitalizados, con diversas quemaduras.

En un comunicado enviado hoy a los medios y firmado por su encarcelado líder, Héctor Llaitul, la CAM sostiene que la acusación es un "montaje para justificar la aplicación de la Ley Antiterrorista a las comunidades mapuches en conflicto, al movimiento mapuche autónomo y en particular a la CAM".

Según la organización, se trata de una estrategia que "busca consolidar la Ley Antiterrorista como una herramienta válida para enfrentar también a los movimientos estudiantiles y sociales chilenos, anticipándose a un año en el que se vislumbra mayores movilizaciones y luchas".

Aunque se desmarca de la autoría del incendio, la declaración reivindica el área afectada por el fuego como "territorio ancestral mapuche usurpado por el empresariado forestal", al que sindica como "los únicos causantes de esta tragedia".

El ministro portavoz de Gobierno, Andrés Chadwick, aseguró este martes que con el escrito firmado por Héctor Llaitul desde la cárcel de Angol, el Gobierno concluye que "la CAM existe, que tienen una organización, demuestran tener una jerarquía y estar también en acción".

Chadwick reconoció que la organización descarta su participación en el incendio de Carahue aunque agregó que "nada dice de aquellas declaraciones hechas por ellos mismos, donde sí tuvieron y reclamaron participación en otros incendios, como el de un helicóptero y el de maquinaria pesada (para combatir incendios)".

El ministro sostuvo que por ello el Ejecutivo debe investigar a esta organización (la CAM), y dio cuenta sobre sus conjeturas respecto de su responsabilidad tras los incendios forestales en La Araucanía y la existencia de al menos cincuenta focos intencionales.

"Tiene su organización, tiene sus dirigentes, tiene su acción, algunos incendios lo reivindican, y en otros dice que no participa. ¿Qué es lo que hay hacer? Lo que el Gobierno ha hecho para actuar con seriedad. Que se investigue, que lo haga el ministerio público", enfatizó Chadwick en una rueda de prensa en La Moneda.

En opinión del ministro portavoz, ésta es la única manera para poder determinar quienes estuvieron o fueron los responsables de los incendios que han causado un daño enorme en el sur de Chile y que en un caso específico (Carahue), costó la vida a siete brigadistas.

En esta línea, la CAM en su texto dijo lamentar "profundamente la muerte de gente pobre, de jóvenes trabajadores, víctimas también, del sistema económico".

Los fallecidos trabajaban "en condiciones deplorables, con salarios miserables, sin las más mínimas medidas de seguridad, que fueron enviados al choque para defender los intereses económicos de una de las familias más ricas de Chile", añadió.

Los bosques quemados pertenecen a la Forestal Mininco, de propiedad, a su vez, del Grupo Matte, uno de los principales conglomerados empresariales del país. EFE

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: