Defensores de las armas pierden dos socios financieros en EE.UU.

Una empresa de automóviles y un banco decidieron concluir su vínculo con la Asociación Nacional del Rifle. Los detractores publicaron en las redes sociales todas las empresas con nexos.
24 de febrero de 2018 00:00

Enterprise Holdings Inc. y First National Bank of Omaha, dos empresas importantes en Estados Unidos, finalizaron ayer los vínculos de marca con la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés). El movimiento de redes sociales para boicotear a este lobby topa a sus finanzas.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el anuncio se oficializó luego de que los nombres de las compañías asociadas con la NRA circularon en internet a través de las redes.

Sobrevivientes del ataque en Florida, registrado el 14 de febrero, maestros y millennials (jóvenes nacidos en la era digital) viralizaron bajo los hashtags #BoycottNRA y #NeverAgain un llamado nacional para exigir medidas inmediatas en el tema del control de armas. Ellos aseguran que no cederán hasta que cumplan sus solicitudes.

Las primeras empresas en ceder son Enterprise Holdings Inc., matriz de tres marcas de alquiler de automóviles, que ofrecía descuento a los miembros de la NRA y First National Bank of Omaha, uno de los bancos privados más grandes de Estados Unidos.

Según el diario Omaha World-Herald, el acuerdo de la entidad bancaria era sobre una ‘tarjeta de crédito oficial de la NRA’. La Visa ofrecía el 5% de descuento en las compras de gas y tiendas de artículos deportivos, además de una bonificación de $ 40.

Fred Barbash, jefe de la oficina de Londres para The Washington Post, resaltó en su publicación que las empresas estadounidenses cada vez son más conscientes políticamente y participan en boicots. No obstante, la NRA es una membresía bien financiada dedicada a una sola causa, las armas de fuego, y es poco probable que se mueva por las acciones de compañías con las que tiene vínculos tan flexibles y periféricos.

Al igual que muchas otras organizaciones, la NRA tiene acuerdos de beneficios con compañías diseñadas para hacer que la membresía sea más atractiva. La página de “beneficios para miembros” de NRA ofrece ahorros en tarjetas de crédito, audífonos, alquiler de automóviles, viajes, compras de automóviles, medicinas recetadas, entre otras cosas.

Los millennials toman el control
Dos días después de la masacre de 17 personas el día de San Valentín, los sobrevivientes de la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, vecina a Miami, alzaron la voz para exigir a los legisladores mayor control sobre la venta de armas.

Estos millennials nacieron en un mundo donde los tiroteos masivos son una amenaza real, crecieron haciendo simulacros para prepararse ante ellos y están hartos de la inacción frente a la epidemia, dicen expertos.

“Son lo suficientemente jóvenes para ser percibidos como víctimas inocentes, pero lo suficientemente mayores como para poder hablar por sí mismos”, resume Frank McAndrew, profesor de psicología en la Universidad Knox en Illinois. “Están expresando shock, rabia, tristeza y todo un rango de emociones inocentes y crudas, libres de fines partidistas”.

Los líderes son Cameron Kasky, creador del hashtag #NeverAgain; Emma González, quien dio un poderoso discurso acusando a los políticos de estar financiados por la NRA y otro sobreviviente David Hogg. Todos tienen entre 16 y 18 años.

Ahora los llamados ‘chicos de Parkland’ organizan la ‘Marcha por nuestras vidas’ el 24 de marzo en Washington -inspirada en la ‘Marcha de las mujeres’ de 2016-, que suma donaciones de George Clooney, Oprah Winfrey y Steven Spielberg. (I)

Los defensores
Sobrevivientes son atacados   
Los sobrevivientes David Hogg y Emma González se convirtieron en el rostro del combate por el control de armas, pero ahora son también el blanco de analistas de la extrema derecha, que los presenta como marionetas de la izquierda.
 
30 millones donó la NRA a la campaña de Trump. Rolling Stone dice que fueron 70 millones.   

NRA dice que ve politización
Wayne LaPierre, jefe de la NRA, fustigó a los críticos acusándolos de explotar políticamente el tiroteo de Florida. (I)