Vecinos de Socio Vivienda piden ingreso de militares

- 30 de noviembre de 2017 - 00:00
Escombros de enseres incendiados por drogadictos se acumulan ante las críticas de los vecinos por la inseguridad que hay en Socio Vivienda 2.
Foto: Miguel Castro / et

La inseguridad persiste en Socio Vivienda 2. Las primeras reversiones habitacionales -por mal uso de los inmuebles- no han surtido efecto.

Los atracos y el expendio de drogas son cosa de todos los días, a pesar de los operativos policiales que se dan en la zona, menciona José Colmenares, chofer de un bus de la línea 122.

El profesional comenta que deben lidiar con un grupo de adolescentes dedicados al atraco de pasajeros.

“Estos ladrones toman el bus en Socio Vivienda 2 y roban en los condominios, aprovechando lo poco vigilado del lugar y que algunos moradores los esconden en sus propias casas, si la Policía aparece”, dijo Colmenares.

En el lugar trabajan las líneas 122, 123 y 164 desde las 05:30 hasta las 18:30 cuando sale el último micro del sector. Las cooperativas de transporte 16 y 121 dejaron la frecuencia debido a los robos.

Se necesita que la presencia policial sea reforzada con patrullajes de militares, sentenció Milton Cabrera. “Estamos cansados de vivir en zozobra, los delincuentes están armados tanto como la misma Policía y no creo que la respeten”.

Cabrera agregó que parte de las personas retiradas de sus casas -de parte del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi)- no son las frecuentadas por los antisociales a la hora de comprar drogas o alcohol.

Gloria Guerrero Escobar, presidenta del plan habitacional -en su segunda etapa- denunció en la Fiscalía la amenaza de muerte de la que fue objeto, según ella por colaborar con la Policía. “A mi casa se acercaron dos personas y me indicaron que de seguir hablando -con los medios de comunicación o la Policía- de lo que sucede en la zona seré asesinada lejos de Socio Vivienda”.

Guerrero, quien está a menos de 200 metros de una Unidad de Policía Comunitaria (UPC), en su escrito indica su preocupación por el bienestar de su hija.

A unas cuadras de la mujer amenazada, en el sector de las Ranas, la delincuencia, la noche del martes, provocó un incendio en dos viviendas.

Un sofá cama y unas sillas de la familia de Galo Ávila fueron reducidas a escombros. En tanto, su vecino Francisco Reyes, mencionó pérdidas en su negocio (bazar) por $ 200. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: