Paúl Ceglia se quedará en Ecuador y creará una empresa tecnológica

- 13 de junio de 2019 - 00:00
Paúl Ceglia señaló que seguirá con sus proyectos tecnológicos en nuestro país, pero que su objetivo será trabajar con los ecuatorianos.
Maria Elena Vaca / EL TELÉGRAFO

Paúl Ceglia (46 años) ya piensa en el futuro. Está libre desde este miércoles. Se rasuró la barba, que le acompañó en prisión desde el 23 de agosto de 2018, cuando fue arrestado en Santa Elena.

Salió la noche del martes del Centro de Detención Provisional (CDP) y ahora, en libertad, ya tiene claro lo que hará. Creará empresas tecnológicas y de inteligencia artificial para dar trabajo a jóvenes en Ecuador.

Cuando estuvo en el CDP, durante 11 meses, enseñó a los privados de libertad a elaborar pan artesanal y a cambio aprendió el español. “Fue duro porque en el CDP si teníamos un pan lo repartíamos para 10 personas”.

Ahora, Ceglia espera una respuesta sobre el pedido de asilo territorial, que presentó el pasado 10 de abril de 2019. Ese trámite está en la Cancillería y el Ministerio del Interior.

El abogado Norman Pérez dijo que no cabe una segunda solicitud de extradición de EE.UU. así se concrete a futuro el arribo de personas requeridas por Ecuador.

Hasta ahora, el estatus de Ceglia es de “extranjero” y siguen con los trámites legales. Marie Ceglia, esposa de Paúl, está ahora tranquila. “Es un sueño por fin poder pasar el Día del Padre junto con mi esposo”, dijo.

Ceglia, que es irlandés- estadounidense, tiene tres hijos. Además de Orión, que es ecuatoriano, tiene dos hijos, de 16 y 14 años. El menor vive aún en EE.UU.

Los problemas legales de Ceglia empezaron en 2003, cuando interpuso una demanda en contra del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, argumentando que le entregó una inversión de $ 1.000 a cambio de 50% de la compañía.

Pero los abogados de Zuckerberg señalaron que sí tenían un contrato, pero que Ceglia adulteró documentos y correos con referencias a Facebook. Por ello, un juez de Buffalo desestimó la demanda en 2014 y los fiscales interpusieron cargos por el delito de fraude.

Ceglia fue obligado a usar un grillete en el tobillo y se lo quitó en 2015 y huyó con su esposa. Sobre Zuckerberg, Ceglia dijo: “mi mamá me enseñó a no hablar y así lo haré, no diré nada”. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: