Los narcos convierten la droga en partículas pequeñas para enviarla a través de correos

- 12 de enero de 2016 - 00:00
Las sustancias pueden ser desmolecularizadas y mezcladas con fragancias, chocolate, entre otros.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

Una de las modalidades que aplican las redes de narcotraficantes para poder camuflar la droga es someterla a un proceso químico para desmolecularizarla. Esto significa que en las agrupaciones hay miembros con conocimiento en química, quienes la convierten en partículas más pequeñas para mezclarla con otras sustancias y crear productos casi idénticos a los ya existentes. Por ejemplo, barras de chocolate, caramelos de menta o fragancias.

Un perito de Antinarcóticos manifestó que para determinar si un producto está contaminado se emplean reactivos químicos que generan colores específicos en caso de contaminación.

José Burgos, agente Antinarcóticos en correos, explicó que esta modalidad es empleada no solo para enviar cargamentos de gran volumen por medio de puertos marítimos y terminales aéreas, sino a través de pequeños envíos usando encomiendas que son dejadas en agencias de correos.

Esta es una modalidad complicada de detectar, pero reiteró que cuando hay sospecha de un paquete se practican las pruebas preliminares de campo para evitar que el envoltorio salga del país. Cada vez que se descubre una modalidad es informada a las demás provincias para advertirlos.

Edmundo Moncayo, director nacional de Antinarcóticos, reveló que en 2015 en los correos y couriers de Ecuador se decomisó una tonelada con 463 kilos y 400 gramos de droga. La mayor cantidad (1 tonelada con 8 kilos y 719 gramos) fue en la Zona 8, que comprende los cantones Guayaquil, Durán y Samborondón. La cocaína fue la sustancia incautada en mayor cantidad.

“El trabajo en los correos es complejo, requiere de bastante minuciosidad de quienes realizan los registros. Por ejemplo, Correos del Ecuador es una empresa que recibe aproximadamente el 70% de la paquetería en el país y cuenta con un escáner para analizar el contenido de cada paquete”, señaló Burgos.

Este es uno de los filtros, pues hay otros métodos, como el análisis de perfiles de riesgo que realizan los uniformados para evitar que las sustancias ilegales sean trasladadas internamente (entre provincias) e internacionalmente.

“Cada paquete tiene una especie de pasaporte que nos permite identificar características. Si tenemos sospechas coordinamos con personal de correos para abrirlo. Nos manejamos con cámaras de seguridad para que la revisión quede a la vista, así se evita que la persona acusada diga que la Policía o la empresa de Correos lo hizo. Trabajamos estrechamente con la Fiscalía en la investigación de las personas que dejaron la encomienda”, detalló.

Burgos agregó que mediante los sistemas de seguridad, instalados en las agencias, los agentes han identificado rostros de personas que cometieron el delito y generaron una alerta para que sean identificados en caso de que vayan a dejar otros paquetes. “Pueden engañar con los documentos, pero no con su rostro”, enfatizó.

Carlos Palacios, agente de seguridad postal de Correos del Ecuador, indicó que la empresa tiene cámaras de seguridad en las diferentes agencias de varias provincias en las áreas donde se receptan los paquetes, en las que se realizan los controles y donde se embarcan las encomiendas. Ahí mismo controla la movilización de los vehículos. El material queda grabado durante 4 meses.

De las instalaciones los paquetes salen con sellos de seguridad con dirección a las terminales. Johnny Almenaba, analista de seguridad postal de Correos del Ecuador, manifestó que la empresa cuenta con alrededor de 30 vehículos con sistema de rastreo satelital para evitar que en el camino haya desvíos o paradas no autorizadas, ya que en esos momentos puede ejecutarse la contaminación.

Explicó que cuando una persona llega a cualquier sucursal de la empresa debe ir con el paquete abierto para que quienes los reciban puedan revisar el contenido. Quienes cogen los productos lo cierran y estos pasan por escáneres.

El agente Antinarcóticos, Fernando Villagómez, indicó que esta herramienta evidencia una radiografía del paquete; los metales aparecen en color azul, los líquidos en color verde y lo orgánico en naranja. En caso de que haya una sustancia los colores son más vivos. “Hemos encontrado drogas en artesanías, en tarjetas navideñas o de felicitaciones, entre otros”.

En 2015 se decomisaron 253 paquetes. El 70% de incautaciones es por droga y el 30% restante es de patrimonio cultural o animales protegidos. “De aquí igual cuando llegan a los puertos y aeropuertos nuevamente son revisados”, dijo.

Almenaba resaltó que Correos del Ecuador se ganó la certificación Plata de Seguridad Postal de un proceso en el que participaron 192 países. Estas normas miden los niveles de seguridad de instalaciones, procedimientos, centros de traslado postal y el manejo de correspondencia en los aeropuertos. La empresa ha trabajado para establecer los mecanismos de control que han sido destacados como un referente mundial. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: