Los líderes de Morona Santiago, preocupados por delitos sexuales

- 13 de marzo de 2018 - 00:00
En el edificio del ECU-911 se reunieron ayer los líderes comunitarios de las provincias de Azuay, Cañar y Morona Santiago por el Plan de Seguridad.
Foto: Ministerio del Interior

Los líderes comunitarios de Azuay, Cañar y Morona Santiago, que comprenden la Zona 6 de la Policía, expusieron ayer sus problemáticas durante la elaboración del Plan Nacional de Seguridad Ciudadana.

Ellos se concentraron en el  edificio del ECU-911 de Cuenca, donde trabajaron junto con las unidades de la Policía Nacional y del Ministerio del Interior. Elaboraron 35 variables que son la base para la preparación del plan.

Xavier Vítores, subsecretario de Estudios y Evaluaciones del Ministerio del Interior, indicó que la intención es sacar conclusiones para diagnosticar las afectaciones que, en tema de seguridad, tiene cada provincia de  Ecuador; y, de esa forma, llegar a la construcción de un plan acorde a la realidad de los ciudadanos.

Durante la jornada matinal, los representantes de Azuay manifestaron que la problemática en su provincia es la violencia de género; a  Cañar le afectan los casos de migración; y que en Morona Santiago predominan los delitos sexuales.

“Algunos de los ítems que ustedes han mencionado también preocupan a otras provincias, seguro se hará una medida nacional para dar una respuesta oportuna”, expresó Guido Núñez, director de Estudios y Evaluaciones del Ministerio del Interior.

Núñez también formuló un llamado a la participación coordinada de los gobiernos autónomos descentralizados (GAD), en pos de mejoras para brindar soluciones de seguridad.

Daniel Encalada, representante de la Universidad de Cuenca, respaldó ese punto de vista y refirió que un estudio de la institución indica que la ciudadanía azuaya percibe una falta de labor articulada entre las distintas entidades públicas.

La mayoría de líderes expresó que una problemática reiterada de los distintos sectores gira en torno a acciones negativas de la juventud, que no tiene espacios para su desarrollo; y que está afectada por el consumo de alcohol y drogas.

“Padres y maestros ya no tenemos control sobre los jóvenes”, mencionó un habitante de Chiquintad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: