Exdocente suma otro proceso por violación a menor de edad

- 17 de enero de 2019 - 00:00
El implicado, que permanece preso por delito de abuso sexual, fue llevado a nueva audiencia por violación.
Foto: Karla Naranjo / EL TELÉGRAFO

Miguel P. N. llegó esposado, vestido de naranja y escoltado por dos policías a la torre de Violencia contra la Mujer y la Familia del Complejo Judicial Penal Norte, ubicado en el sector La Florida, norte de Guayaquil.

El hombre fue sacado temporalmente de la cárcel para comparecer en audiencia de formulación de cargos en su contra por violación a una niña de tres años.

El fiscal César Peña, quien investiga el hecho, explicó que existen 18 denuncias  en contra de Miguel P. N., por delitos sexuales ocurridos dentro de la Unidad Educativa Particular Interamericano (Cebi), donde trabajaba como profesor de música.

Los hechos fueron descubiertos en noviembre de 2017, las víctimas tenían entre tres y seis años.

Por uno de los casos, el ciudadano ya purga una sentencia de cinco años de privación de libertad desde 2018. Él aceptó que cometió abuso sexual en contra de un menor y se acogió a un procedimiento abreviado.

“Este es otro proceso judicial. La instrucción fiscal tendrá una duración de 90 días. La Fiscalía ahora realizará la petición de vinculación a la persona jurídica de la institución educativa y a otros docentes para que sean llamados a audiencia”.

Peña explicó que existen elementos para presumir la participación de más personas en el delito, aunque no precisó el número porque está en indagación.

El Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece que violación es el acceso carnal, con introducción total o parcial del miembro viril, por vía oral, anal o vaginal; o la introducción, por vía vaginal o anal, de objetos, dedos u órganos distintos al miembro viril, a una persona de cualquier sexo.

El ilícito es sancionado con pena privativa de libertad de 19 a 22 años, pero con las circunstancias agravantes puede alcanzar los 29 años y siete meses.

José Massú representa a 10 familias afectadas. Él insiste en que no solo Miguel P. está involucrado en el caso, sino también docentes que declararon que siempre estaban con los niños. “Por lo menos tres profesoras más y otra persona que habría estado en los cursos tomando fotografías”.

El abogado Massú agrega que se investiga la versión de una víctima que dijo que había sido llevada a una casa donde se quedaba dormida.

Para Alexis Guanín, defensor del acusado, no existe el delito de violación, sino de abuso sexual. “Definitivamente no nos vamos acoger a un procedimiento abreviado”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: