La fiscalía logró su ubicación con el reconocimiento de huellas dactilares

Desaparecidos estaban en la morgue

- 18 de julio de 2014 - 00:00

La fiscalía logró su ubicación con el reconocimiento de huellas dactilares

Boris Llumitaxi y Jackson Díaz Aisaga, reportados como desaparecidos por sus familiares este año y en 2013, respectivamente, fueron localizados sin vida por la Fiscalía Especializada en Investigación de Personas Desaparecidas.  

Los cadáveres se encontraban en la morgue de la Policía de Quito, pues dentro de las investigaciones, el fiscal del caso, Pablo Jaramillo, solicitó revisar en sus archivos el ingreso con características de los 2 ciudadanos.   

Se los logró identificar gracias al cotejamiento de las huellas necrodactilares (impresiones digitales de los cadáveres), frente al banco de huellas dactilares de personas desaparecidas proporcionadas por el Registro Civil.

Boris Llumitaxi, de 34 años, desapareció en agosto de 2012, cuando salió de su domicilio, en el sur de Quito, hacia su trabajo, y no regresó, al parecer falleció en un accidente de tránsito.

Sin embargo, la denuncia recién fue presentada el 20 de enero de 2014 por su progenitora. Mientras que el paradero de Jackson Díaz, de 40 años, se desconocía desde febrero de 2013. El vivía en un hotel de Quito con su pareja, y llamaba cada 15 días a su hermana, hasta que un día dejó de hacerlo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: