Las autoridades gubernamentales ordenaron un estudio para establecer las causas del percance en el proyecto hidroeléctrico

Trabajadores de Coca Codo piden seguridad

- 16 de diciembre de 2014 - 00:00
Los trabajos están suspendidos temporalmente en el pozo de presión número 1, hasta el retiro de escombros. Foto: Archivo

Las autoridades gubernamentales ordenaron un estudio para establecer las causas del percance en el proyecto hidroeléctrico

Trabajadores y autoridades de la empresa china Synohidro mantuvieron una reunión ayer en la mañana para llegar a un acuerdo sobre las medidas de seguridad en el proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, ubicado entre las provincias de Sucumbíos y Napo.

Tras el accidente ocurrido en la tubería de presión 1 de la casa de máquinas del proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, en donde murieron 13 personas, los obreros decidieron suspender temporalmente las actividades alegando la falta de garantías.

Daniel Lescano, uno de los trabajadores, expresó que las medidas de seguridad implementadas en este proyecto son insuficientes para el riesgo que existe. Incluso enfatizó que las condiciones laborales no mejoraron, tras la inspección realizada por las autoridades al lugar del accidente.

Delver Vera, otro trabajador, denunció que los directivos de Synohidro amenazaron a sus compañeros para que no den declaraciones porque podrían ser despedidos.

Al respecto, Mirian Baldeón, encargada del área de talento humano de la empresa, descartó las amenazas hacia los empleados por parte de los directivos de la empresa. Se comprometió a que no existan despidos y aseguró que todos los trabajadores tendrán estabilidad, descartando ese tipo de amenazas. Marcelo Reinoso, subgerente administrativo de la empresa pública Coca Codo, indicó que los pedidos de los empleados serán analizados para evitar que  los trabajos en este proyecto no se paralicen.

Heridos se recuperan

Mientras, los trabajadores que resultaron heridos la noche del sábado se recuperan en casas de salud de Lago Agrio, El Chaco y Quito. 10 de los 12 lesionados por el accidente tienen una condición médica estable. Mientras que los otros 2 ciudadanos tienen un pronóstico reservado.

Los ministros de Sectores Estratégicos y de Electricidad y Energía Renovable, Rafael Poveda y Esteban Albornoz, respectivamente, visitaron ayer a los trabajadores afectados. Albornoz manifestó que por ahora la prioridad es velar por el bienestar de los trabajadores y sus familias y que no van a quedar desprotegidas ante este hecho.

Winner Sánchez, director del Hospital Marco Vinicio Iza, de Lago Agrio, manifestó que el paciente que ingresó en la madrugada del domingo sigue estable y ha recibido  todas las atenciones médicas necesarias, por lo que su evolución es favorable. En cambio, en el hospital Clínica Gonzales se encuentran internados dos trabajadores, quienes se recuperan progresivamente de las lesiones.

En el hospital de El Chaco están internadas 4 personas, quienes fueron las menos afectadas. Estas permanecen en observación médica.

En Quito están internados 5 empleados. En el hospital del Seguro Social, Carlos Andrade Marín (HCAM), permanecen 4 y 1 en la clínica Cotocollao, que está estable.

En el HCAM, los pacientes se encuentran estables, aunque dos de ellos permanecen en la unidad de cuidados intensivos y su pronóstico es reservado.

Johana Zapata, gerente general de esa casa de salud, afirmó que los familiares pidieron total reserva sobre la condición de los heridos, por lo que no dio mayores detalles.

En cambio, los restos mortales de los 13 trabajadores que murieron la noche del sábado en este accidente fueron retirados por sus familiares y desde ayer se realizan los velorios en las ciudades de origen de cada uno.  

Synohidro aseguró a través de un comunicado que correrá con todos los gastos del sepelio, así como de los heridos y de los familiares de los trabajadores. 

FISCALÍA INVESTIGA ACCIDENTE EN EL TÚNEL DE LA CENTRAL

La Fiscalía de Sucumbíos inició de oficio una investigación previa para determinar las causas del accidente ocurrido la noche del sábado en el proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, en el que murieron 13 trabajadores.  

El fiscal René Castillo, quien coordinó las acciones en el lugar del accidente, dijo que una vez producido el suceso se procedió con el personal que se encontraba en el lugar a movilizar los escombros con el fin de socorrer a los heridos y hacer el levantamiento de los cadáveres.

Castillo no dio mayores detalles sobre el proceso de investigación, aunque anticipó que se pedirá estudios a profundidad para determinar las causas del accidente.

El Fiscal expresó que los cuerpos de las víctimas fueron entregados a sus familiares en el transcurso del domingo y ayer.

Los ministros Coordinador de Sectores Estratégicos y de Electricidad y Energía Renovable, Rafael Poveda y Esteban Albornoz, respectivamente, así como el gerente general de Coca Codo Sinclair, Luis Ruales, recorrieron el lugar del siniestro.

Las autoridades constataron que mientras se realizaban los trabajos en la tubería, por la acción de la presión del agua subterránea, cedió la pared de roca aledaña a la plataforma donde estaban los trabajadores, acompañada de una fuerte corriente de agua que destrozó la estructura y provocó el accidente.

Un comité especial realizará las investigaciones y los análisis técnicos para determinar las causas del percance.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP