El dolor no cesa entre familiares de víctimas de triple homicidio

09 de julio de 2012 - 00:00

La masacre de la familia Avendaño, en el recinto Balcerío de Quinsaloma, en la provincia de Los Ríos, aún tiene conmocionada a toda una jurisdicción, luego de 11 meses de haberse perpetrado el asesinato de un padre, la violación y muerte de una madre y el homicidio del hijo de 4 años.

El dolor y la indignación en la comunidad surge por la violencia de los hechos, al identificar que todas las víctimas terminaron degolladas por sus asesinos.

Una vez conocido el caso en la provincia y el país empezaron de inmediato las investigaciones por parte de la Fiscalía para dar con los autores materiales e intelectuales del execrable acto. Fue así que todo empezó a apuntar hacia un caso de tipo amoroso y familiar en el que estaría involucrado el asambleísta Galo Lara Yépez, de Sociedad Patriótica.

La vinculación del legislador surgió al tener una relación sentimental con Carolina Llanos, prima del padre de familia asesinado, pero a la vez la principal acusada de cometer, o al menos de mentalizar, el triple homicidio. Y es que la imagen y el dolor por lo sucedido aún no cesa en la provincia y con mayor razón entre los deudos de las víctimas.

Braulio Aristega, babahoyense, señala que lo ocurrido fue un acto “repudiable”. “Es un dolor inmenso el que tiene una  madre al perder a su hijo, su nuera y uno de sus nietos. A ahora tiene que cuidar al único nieto sobreviviente de esta masacre. Esto no puede quedar en la impunidad”.

09-07-12-infgeneral-laraUna vez iniciadas las indagaciones -llevadas por la fiscal Inés Barco Loor- fue detenido Leonidas Eloy Barragán Abril, José Manuel Véliz Sánchez y Édgar Eduardo Martínez Franco, a quienes se los acusa de presuntos autores materiales del triple homicidio. Carlos Guatay Vargas, otro de los presumibles implicados, aún permanece prófugo y es considerado el jefe de la banda.

Uno de los puntos relevantes de las investigaciones fueron las declaraciones grabadas de los acusados, que afirmaron que Carolina Llanos pagó a la banda para cometer el delito con dinero suministrado por el asambleísta Galo Lara.

Desde el momento en que surgió el vinculamiento del asambleísta, Barco traspasó la indagación a la Fiscalía General,  una vez que está implicado un dignatario de elección popular, que tiene fuero de corte.  

Celia Llanos, hermana del agricultor asesinado, reveló que el juicio se está desarrollado en todas las instancias y que el abogado de la familia realiza las diligencias que demandan para dar con todos los involucrados.

Indicó que la vinculación del asambleísta a este juicio es producto de lo que arrojan las investigaciones. “Solo pedimos justicia y que quienes sean hallados culpables reciban todo el peso de la ley”.

El juez Sexto de Garantías Penales, Jimmy Issa, donde se sustanció el juicio del asesinato de la familia de Quinsaloma, indicó que el proceso seguía su marcha regular en su jurisdicción hasta cuando fue llevado a la Corte Nacional por la vinculación del asambleísta.

Mientras en salas de tribunales, tanto de Los Ríos como de Pichincha, se ventilan estos asesinatos, Clemencia Avendaño, madre del padre de familia asesinado, pierde por momentos la fe en la justicia terrenal, pero que en la divina, jamás la perderá.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP