Sin sanción peatones que irrespetan señalizaciones

09 de abril de 2011 - 00:00

La  prisa y falta de tiempo son  los argumentos más frecuentes que los  peatones esgrimen cuando se les pregunta por qué no usan los pasos peatonales o   cebra.   

“Es que estoy muy apurada y tengo que tomar la 92 para llegar al Mercado Central”, se excusa  Isidra, de 50 años, quien a las 10:30   cruzó arbitrariamente la avenida de las Américas para ubicarse en las afueras del Estadio Alberto Spencer y tomar una línea urbana.

Al esquivar buses, taxis y motos, los peatones no solo infringen el artículo 139 de la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, si no que se arriesgan en vías donde los vehículos circulan a todo velocidad.

Este diario, que durante dos días hizo observaciones por varias calles transitadas  de la ciudad, pudo constatar  que en muchos sitios  se irrespetan las señalizaciones, incluso, en presencia de uniformados de la Comisión de Tránsito del Guayas.

Así ocurrió en la  avenida Francisco de Orellana, donde estudiantes, adultos y ancianos cruzaban por cualquier lado, desde y hasta el centro comercial San Marino.

“No sé si me habrá visto el vigilante, pero tenía que cruzar porque ya tengo que regresar al trabajo”, dijo un oficinista de la zona, quien se dirigió al  World Trade Center.

La misma escena se repitió, a las 11:00,  en  Rumichaca y Clemente Ballén,  donde los peatones esquivaban los automotores en plena marcha.

“Debería pasar por los semáforos, pero no lo hago porque no me puedo ubicar en la esquina, si lo hago me ven los municipales”, dijo apresurado José Iza, vendedor informal de frutas, quien asegura que siempre toma esas calles para ir a la Bahía.

El vigilante que estaba presente en la citada calle, quien se limitaba a parar los automotores, explicó que no sanciona a los peatones porque todavía no tienen orden de citar a los transeúntes.

“Todavía no sé cuál ni de cuánto es la multa, en caso de que tenga que sancionar a los infractores”, confesó el policía de tránsito, quien lucía un chaleco en el que rezaba tránsito operativo  peatón. “Me lo dieron porque  no tenían otro chaleco para mí, ese trabajo no lo estoy haciendo yo”.

En la ciudad, solo en los dos primeros meses del año, la Comisión de Tránsito del Guayas,  registró  un total de 204 atropellados: en enero hubo 106 accidentados (8 fallecidos y 98 heridos); y en febrero  98 (10 fallecidos y 88 heridos).

Los peatones consultados afirman que  conocen   casos de muertes por arrollamientos en las vías; sin embargo aseguran que les importa más llegar rápido a sus destinos finales.    

“Sé que es demasiado peligroso, pero tengo que irme rápido y es mejor así”, dice Alfredo Bustamante, de 21 años, morador de Flor de Bastión. El joven atravesó la avenida de las  Américas, pese a estar  a un paso del puente peatonal. 

Por dicha conexión  transitan en  promedio, por minuto, de 4 a 6 personas, pero  en la parte baja hay decenas que lo hacen por la calle.

Cerca de ese sector, en la avenida Pedro Menéndez Gilbert, varias personas cruzan la calle para situarse fuera del cementerio y tomar un bus con destino a  El Recreo, en Durán.

Esto lo hizo William Crespo, de 36 años. El hombre demoró alrededor de 5 minutos en cruzar y tomar un bus, ya que se mantuvo de pie en media calle esperando que el flujo de carros cesara un poco. “Sí, hay un semáforo más adelante, pero queda muy lejos”, justificó.  “Mi única opción es cruzar la calle”.    

Según el artículo 139 la Ley de Tránsito a   los peatones que no crucen por los pasos establecidos se les reducirá el 5% de su remuneración básica unificada, es decir,  $10,90.

No obstante, uniformados de la CTG coincidieron en que todavía no tienen órdenes para aplicar las sanciones.

Este Diario intentó contactarse durante dos días con voceros oficiales de la Comisión de Tránsito del Guayas para obtener información sobre el tema,  pero no obtuvo respuesta.   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: