Queja presidencial por condiciones de edificio

14 de marzo de 2011 - 00:00

El presidente de la República, Rafael Correa, censuró el sábado pasado, durante el Enlace Ciudadano 212, el estado  de algunas dependencias del edificio del Gobierno Zonal de Guayaquil.

“Ese edificio era uno de los mejores de Guayaquil, era el monumento al abuso y a la opulencia bancaria, era el edificio del Banco del Progreso (…) un palacete, con columnas neoclásicas, una combinación entre moderno y tradicional, un edificio precioso, con mármol, con acabados finísimos, acabados de maderas, pero créanme que la burocracia mediocre destroza cualquier cosa y lo que ha hecho ahí el MIES, con dolor lo digo, es poco menos que un conventillo”, expresó Correa.

Durante su estadía, este viernes en Guayaquil, para monitorear el avance del tsunami a las costas ecuatorianas, el Mandatario se dio tiempo para hacer un recorrido por las diferentes dependencias que funcionan en las instalaciones del edificio y constató  la situación. Criticó que en el piso 15, donde se instaló el Comité de Operaciones Emergentes (COE), no hubiese aire acondicionado.

Visitó las oficinas del Ministerio de Relaciones Exteriores, donde se emite un promedio de 500 pasaportes diarios. Recorrió cada una de las ventanillas y recibió explicaciones del trabajo que en ellas se realizaba. “Donde se atiende al público marcha bastante bien, sin embargo hay fallas de concepto, por ejemplo, cubículos. Averigüé con los ciudadanos, el nivel de satisfacción era muy alto, no había corrupción, pero se puede mejorar”, manifestó.

Al continuar  se encontró con mal uso de las instalaciones, deterioro, falta de organización, suciedad.  “Es falta de organización, no es falta de recursos ni de tecnología, no es falta de espacio, se puede hacer mucho más  con un poco de limpieza, para no dejar una funda de chifles botada a la entrada de una oficina, para no pegar con grapas un anuncio de papel en una puerta de madera”, dijo.
El edificio, que era administrado por la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades), pasará a manos de  la empresa Inmobiliar, por disposición del Presidente. “Hicieron algo de lo más difícil, afear uno de los mejores edificios de Guayaquil, y eso no lo vamos a permitir”, agregó.

Calificó como una “barbaridad” de cierta burocracia las condiciones en que se encuentran las dependencias; además, recomendó buscar otros edificios a las instituciones que consideren que el espacio asignado no cumple con sus expectativas. (El Ciudadano)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: