No videntes llegan a acuerdo con alcalde

22 de marzo de 2011 - 00:00

Ayer se reunió el alcalde Jaime Nebot con un grupo de no videntes para llegar a un acuerdo respecto a su situación laboral. Este grupo trabaja normalmente en la Av. 9 de Octubre.

Veinte comerciantes serán reubicados en cinco quioscos con espacio para cuatro personas cada uno, en diferentes partes de la ciudad.

Los módulos serán construidos en el plazo de una semana, mientras tanto podrán vender en zonas no regeneradas como  las calles Rumichaca y García Avilés.

Los puestos de trabajo estarán localizados de la siguiente manera: dos cercanos a la 9 de Octubre, otro en el Malecón 2000, uno en la terminal terrestre y otro en el Mercado de las 4 Manzanas. La construcción de los quioscos no tiene costo alguno y se les va a otorgar a los vendedores no videntes el permiso correspondiente (también sin valor).

“La Asociación de No Videntes hará llegar oficialmente la carta con el listado de estas 20 personas beneficiadas para concretar el tema legalmente. Es un acuerdo verbal que se está llevando a cabo”, contó Xavier Narváez, director  de Justicia y Vigilancia.

Juan Pino, miembro de la Asociación, señaló que sí están satisfechos, pero todavía tienen ciertas dudas puesto que no conocen cómo resultarán los lugares de trabajo.

“Vamos a hacerle caso al señor Alcalde y tomaremos el riesgo. A partir de este lunes que viene tendremos los quioscos para ir a vender allá”, agregó Pino.

“La única condición que pidió el Alcalde es que no se vendieran alimentos preparados ni que distorsionaran el objeto de su trabajo vendiendo colas, sánduches, etc.”, informó el abogado Wilfrido Baraona, quien da asesoría legal gratuita desde el consultorio jurídico de la Universidad de Guayaquil. Atiende casos de personas de  la tercera edad, madres solteras y ciudadanos de escasos recursos.

Añadió que los no videntes no pagarán ni un centavo.  “Solamente deben contribuir con el desarrollo y progreso de la ciudad”.

Frente a esta petición Pino señaló que aceptan la disposición. “Vendo confitería; otros, soya, accesorios de celular,  llaveros, alcancías...” dijo.

La Asociación cuenta con 150 no videntes, sin embargo solo 20 forman parte del acuerdo.

A la sesión asistió el italiano Bernardo Bottony, quien sufre de distrofia muscular progresiva, pero no pudo permanecer allí debido a que la reunión era solo para discapacitados no videntes.

“Trabajo con ellos, estoy incluido en el mismo grupo. Simplemente vine a apoyar a los compañeros porque soy el único entre ellos que puede ver”, contó Bottony.

Según Bernardo, el problema de fondo es que su trabajo molesta mucho a los almacenes Orve Hogar y Comandato. “Son ellos los que continuamente mandan oficios al Municipio para sacarnos de ahí”, indicó Bottony.  Respecto al italiano, Pino explicó que cuando empezaron la lucha en la 9 de Octubre siempre pensaron en los no videntes.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: