Máquina trituradora de focos empieza a operar

21 de mayo de 2011 - 00:00

Miles de focos del alumbrado público y luces fluorescentes que permanecieron guardadas en cajas en las bodegas de la Eléctrica de Guayaquil (EG) durante 10 años, ayer fueron destruidos por una máquina especial.

En el sistema canadiense instalado en la planta de la calle Eloy Alfaro se invirtió $ 40 mil.  Consta de dos máquinas que separan el mercurio de los focos. 

Cada máquina mide 2,60 metros. Los focos se introducen por tres diferentes orificios, dependiendo de sus tamaños. Los objetos pasan por unas aspas que los trituran.

A través de una bomba de vacío que se encuentra dentro de la máquina, se deposita el mercurio de los focos en un filtro anexado a la trituradora, que en inglés se llama “”Ensuring lamp disposal safety”.

Los focos no deben botarse directamente a la basura, porque corren el riesgo de romperse. Si se quiebran, el mercurio contenido en ellos pasaría al ambiente.

El mercurio es un metal pesado que no se disuelve en el ambiente, explica Carlos Decker, subdecano de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad de Guayaquil.

Decker señala que además de no degradarse tiene un alto contenido tóxico que puede ocasionar molestias en la piel, como picazones y escozor.

Según las regulaciones ambientales vigentes, este tipo de desechos debe recibir un tratamiento especial, como el que se le está dando a través de las  operaciones de la nueva máquina. El mercurio queda encapsulado en los filtros.
Carmen Zambrano, jefa de la Unidad de Gestión Ambiental de la EG, dice  que los filtros serán entregados a las operadoras que manejan residuos químicos.

“En Ecuador adolecemos de una industria química donde los podamos enviar, pero el gran problema que tuvimos con la acumulación de las cajas de focos, lo hemos reducido a cantidades muy pequeñas”.

Reciclaje ciudadano

Dos proyectos se están gestando para el uso comunitario de las dos maquinarias adquiridas hace un mes y medio por la institución.

Uno está relacionado con el reciclaje ciudadano y otro con el destino final del vidrio y metal reciclado. Ya separado el mercurio, la máquina, en cuestión de segundos, expulsa  el vidrio y metal de los focos.

Este cae a unos tachos protegidos; cada uno tiene la capacidad de contener 55 galones de material.

El destino del vidrio aun no ha sido definido. La unidad de gestión ambiental plantea utilizarlo como un elemento dentro de los procesos de fundición de plomo.

En estos procesos, el vidrio se utiliza como  capa para fundir el material. Para realizar  este proyecto, necesitan del aval del Ministerio de Ambiente.

Oscar Armijos, Gerente de la EG, anunció que dentro de 10 días se instalará tachos especiales en las agencias del norte, sur, vía Daule y centro.

En recipientes, los ciudadanos podrán depositar sus focos ahorradores sin vida útil y también las luces fluorescentes.
Cada bombilla de vapor de mercurio guarda aproximadamente entre  15 y 32 mg de este material tóxico.

En tanques de 55 galones se almacenan los residuos de aproximadamente 2.150 focos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: