¿Qué libros invitan a conectarte con Guayaquil?

- 10 de julio de 2019 - 20:11

Literatura relacionada a historia, cultura y gastronomía local es sugerida por reconocidos artistas y gestores culturales.

Disfrutar de Guayaquil a través de sus costumbres, mitos y sabores es parte del entretenimiento que se vive este mes, a propósito de la celebración de los 484 años de fundación de la ciudad.

Profesionales en el campo de la literatura, la música, la danza y la historia de la ciudad citan una serie de textos recomendados para revisar sus pilares de desarrollo.

“Creo que es necesario hacer una relectura de aquellos elementos míticos de leyenda y de tradición para releerlos, no solamente para enterarnos de lo que pasó, de lo que hubo y no pudo ser, sino más bien para revitalizarnos en lo contemporáneo y decir: 'esto es lo que somos”, opina el músico e investigador Schubert Ganchozo.

Él sugiere leer Crónicas y leyendas del Guayaquil antiguo, de Gabriel Pino Roca. Un texto en el que se puede conocer el legado que la ciudad del siglo XX dejó a los habitantes de esta era.

La directora de La Casa Morada, María Paulina Briones, en cambio, menciona una lista de libros hechos por reconocidas escritoras que tienen como eje a la mujer frente a la ciudad y sus relaciones familiares.

“Sugiero el de Eses fatales, de Sonia Manzano, una historia sobre un café y poetas mujeres que se aman, entre otras cosas, y el cuento Al sur, de Maritza Cino, una evocación sobre el barrio del Astillero, ancestros italianos y el paso del tiempo”, detalla la escritora.

Tríptico de una ciudad, de Ernesto Carrión, también es otro recomendado y que tiene en su librería.

“Son los noventa. Los personajes se desplazan por toda la ciudad y en Incendiamos las yeguas en la madrugada, en cambio, los personajes son jóvenes del sur que anhelan ser del norte”, describe Briones.

Un referente de la dramaturgia nacional es Medardo Ángel Silva, quien escribió El árbol del bien y el mal.

Una colección de poemas publicado por primera vez en 1918 y que consta como la única obra que publicó en su vida.

“Fue un poeta guayaquileño y debemos conocerlo como uno de los creadores de la ciudad”, indica Augusto Henríquez, director de Teatro Kurombos.

Los que se van, escrito por el Grupo Guayaquil, conformado por Demetrio Aguilera Malta, Joaquín Gallegos Lara y Enrique Gil Gilbert, es otra de sus recomendaciones.

“Esta recopilación de autores guayaquileños refleja ese mundo del campesinado del litoral”, dice el actor formado en el grupo El Juglar.

El texto de investigación sobre la danza folclórica fue la inspiración para que el bailarín Hugo Guerrero fuera pionero de un movimiento que dio paso a la fusión del folclore y lo contemporáneo.

Por ello cita el libro Cuadro Folklórico Montubio, del historiador Guido Garay, como un apoyo sobre teoría de bailes para su proceso investigativo de coreografías en la época en que fue director del Ballet Folclórico del Litoral.

En cambio, el escritor Luis Carlos Mussó habla de su novela Teoría del manglar, la cual lo llevó a ganar el Concurso Nacional de Literatura Miguel Riofrío, en 2017.

La historia de esta obra invita al lector a resolver un caso de dos policías que se encuentran con un cadáver en un congelador.

“Julio Jaramillo aparece justamente como un personaje y no como protagonista; es como alguien que está sirviendo de coadyuvante para resolver este caso”, refiere el escritor.

El historiador y poeta Ángel Emilio Hidalgo menciona el libro Fundaciones de Santiago de Guayaquil, de Miguel Aspiazu Carbo, por la teoría de la fecha de fundación que aclara su autor en esta publicación que data del año 1955.

“Es importante leerlo porque por primera vez se plantea la tesis de que la verdadera fundación de Guayaquil se dio el 15 de agosto de1534, bajo el liderazgo de Diego de Almagro, y no se ha considerado en los textos de estudio que siguen repitiendo los errores en torno a este proceso fundacional”, manifiesta el catedrático.

El legado culinario también se recoge en dos libros de Jenny Estrada, sugeridos por el chef Santiago Granda: Del tiempo de la yapa y Sabores de mi tierra.

El primero que narra las historias y costumbres de la cocina local, y el segundo donde la historiadora retrata los sabores y productos de la cocina costeña.

“Te recomiendo Guayaquil a fuego lento, de mi autoría, que es una recopilación de tradiciones y costumbres de la cocina contemporánea de Guayaquil hace 80 años”, cuenta el director de la Escuela de los Chefs.

Este libro presenta además cómo se exhiben estos platos en la actualidad, desde una visión turística.

Esta obra culinaria cuenta con un recetario y recoge una lista de huecas y de personajes relacionados con la gastronomía local. (I)



Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: