Inundaciones en dos barrios del norte por obras inconclusas

09 de enero de 2014 - 00:00

Las obras inconclusas de una nueva red de agua potable generan problemas de inundación en las casas de varios moradores de las cooperativas Paraíso del Pueblo y Sultana de los Andes, en el norte de la ciudad.

Contratistas municipales, según los vecinos, removieron la tierra de las peatonales para instalar tuberías y colocar una capa de grava, pero aquellas obras originaron que varios inmuebles quedaran anegados por el aguacero.

Por ello, durante la precipitación del pasado lunes, el agua estancada ingresó a las viviendas Hasta diciembre del año pasado, la concesionaria Interagua solo dejó instaladas las acometidas (tubos para conexión) frente a las viviendas. No obstante, los habitantes desconocen cuándo estará disponible el servicio.

Actualmente, los sectores afectados tienen una pileta para abastecerse. Tres establecimientos educativos funcionan en la zona, pero el área carece de pavimentación. Los estudiantes deben caminar por el lodo para llegar a las instituciones.

La escuela fiscal Sultana de los Andes, por ejemplo, es una de las que está llena de limo. Juana Quishpe, madre de familia, denunció que el problema se repite cada año. Por la falta de pavimento las vías son  intransitables para peatones y vehículos. Ella pensaba que con las obras de agua potable habría nuevas calles. Sin embargo, lamentó que no se realizaran todos los trabajos juntos.

Sixto Montoya, de la manzana 133 de Paraíso del Pueblo, es uno de los tantos perjudicados en el barrio. En 2013 perdió parte de su vivienda, que se derrumbó porque colapsó el muro que protegía las corrientes de agua en invierno.

Por la falta de alcantarillado pluvial, explicó, la lluvia inundó la calle y el peso del líquido, junto con la tierra, hizo colapsar la pared.

Tras ocho meses de reparaciones, construyó una nueva estructura. Pero criticó que la demora de los trabajos municipales recientes puedan ocasionarle dificultades. “Por el desnivel de las peatonales el lodo se puede introducir en la casa”.

Para evacuar el agua estancada, la propia comunidad construyó zanjas. La improvisada obra fue ejecutada entre el lunes y martes de esta semana.

Sonia Cruz, vecina de Sultana de los Andes, explicó que los canales conducirán el flujo hacia la avenida Juan Pablo II y la vía Perimetral. Aunque esa acción es insuficiente, puesto que los sitios de desfogue tienen poca profundidad. “No queremos comprometer las tuberías de Interagua”, justificó. Para poner fin al inconveniente, los residentes sugieren la construcción de un gavión (muro de piedra) o la nivelación de la calle.

Hasta el mediodía de ayer no se había solucionado el problema en el barrio. Cruz Proaño, de Paraíso del Pueblo, afirmó que están dispuestos a prescindir de la pavimentación con tal de que construyan alcantarillados o canales.

Por otro lado, el servicio de agua potable solo está disponible en las viviendas del sur, hacia la av. Juan Pablo II. Las manzanas ubicadas cerca a la av. Casuarina, en el norte, “no tienen medidor, solo acometidas”.

Los habitantes solicitan al Cabildo que se realicen las correcciones solicitadas antes de que las lluvias sean  más intensas.

CUATRO CASOS DE EMERGENCIAS EN EL NOROESTE

Cuatro casos de emergencia fueron atendidos en el noroeste de la ciudad por los estragos de las primeras lluvias caídas, entre la noche del lunes y madrugada del martes, esta semana.

Por esta razón, el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) entregó kits de dormir, cocina, alimento y artículos de limpieza a los propietarios de viviendas en la cooperativa Nueva Generación, Lomas de la Florida y La Ladrillera.

Las mencionadas casas presentaron daños por los derrumbes y las inundaciones.

Patricia Salgado, de la Unidad de Emergencia del MIES en la Zona 8, detalló que las personas atendidas residían en zonas consideradas de riesgo.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: