En la isla Santa Cruz, las autoridades afirmaron haber resuelto la mayoría de los problemas causados por la anegación del lunes

En 6 zonas de Guayaquil hay peligro de aludes

- 07 de enero de 2016 - 00:00
Las lluvias recientes han provocado zanjas en calles peatonales sin pavimentar, ocasionando dificultades para el tránsito de personas y vehículos, como en el bloque 3 de la coop. Balerio Estacio.
Fotos: William Orellana/El Telégrafo

En Flor de Bastión existen obras de alcantarillado inconclusas y en zonas cercanas ni siquiera ello. Ciudadanos de Paraíso de la Flor no tienen sumideros y tampoco calles pavimentadas. Hace unos días, técnicos del Municipio fueron a hacer inspecciones. El alcalde Jaime Nebot considera que las ciudades no se edifican con infraestructura para soportar temporales como el del sábado, que provocó una gran inundación.

Una estructura metálica de casi 3 m de alto ha quedado como evidencia de una obra de alcantarillado inconclusa, en el bloque 1 de Flor de Bastión (noroeste de Guayaquil), generando incertidumbre entre los habitantes del sector.

El sitio se caracteriza por no contar con algún tipo de pavimentación o compactación de tierra que permita transitar en forma segura durante la etapa invernal.

A mediados de 2015, Interagua comenzó a realizar trabajos para dotar de redes sanitarias, pero están detenidos desde hace 4 meses, indicó Javier Gutiérrez, habitante del sector.

La falta de los servicios mencionados provoca que las aguas servidas desfoguen directamente sobre las peatonales formando zanjas sobre el terreno sin pavimentar. “Caminar por el sitio es bastante peligroso”.

A menos de 500 m del punto, en el bloque 10 de Paraíso de la Flor, la falta de alcantarillado y pavimentación ha originado una zanja de aproximadamente 3 de ancho por 4 m de profundidad.

El agua de lluvia que llega desde las partes altas de la zona circula con fuerza y los ductos de desfogue están tapados debido a la caída de lodo y basura, explicó Gregorio Loor, de 30 años. Los tubos, aseguró, también fueron colocados por Interagua pero la obra tampoco se terminó.

Inicialmente, se habrían dejado destapadas las redes y aunque ya se colocó una cubierta de cemento “el agua se empoza y se convierte en criadero de mosquitos”. Además, la zanja también ha ocasionado la caída de árboles pequeños que por el momento no han ocasionado daños materiales. Sin embargo, existe preocupación porque si el canal sigue abriéndose puede comprometer viviendas cercanas.

En el bloque 1 de la coop. Balerio Estacio, la falta de limpieza de un cauce ha provocado anegaciones hasta en vías pavimentadas.

Lupe Tite, de 54 años, comentó que han solicitado apoyo a las autoridades en varias ocasiones, pero “entre el Municipio e Interagua se echan la culpa y no se hace nada”.
El lodo acumulado en la zanja impide que el agua se conduzca por un lado de la calle principal y el líquido termina sobre la calzada. En algunos puntos, los hundimientos ocasionan anegaciones que demoran días en desaparecer.

Por el momento, no hay afectaciones a viviendas, pero Mite puntualizó que si el problema se mantiene “lo más seguro es que el agua se termine metiendo a las casas”.    
A inicios de esta semana, personal del Municipio inició recorridos por sectores periféricos de la urbe para establecer los sitios con mayor vulnerabilidad en la temporada invernal.  

Por el momento, Lomas de la Florida, Balerio Estacio, Janeth Toral, Reynaldo Quiñónez, Nueva Prosperina y Colinas de la Florida aparecen como las zonas con altas probabilidades de afectación.

Las recientes lluvias provocaron deslizamientos de tierra en los puntos mencionados, pero no se descarta que la situación se haya repetido en otros lugares, indicó Juan Ramírez, director municipal de Gestión de Riesgos.

El funcionario acotó que los propietarios de viviendas ubicadas en pendientes mayores a 30 grados o en servidumbres de canales naturales y de aguas lluvias deben ser reubicados.  

Mientras tanto, los habitantes de Balerio Estacio, Flor de Bastión y Paraíso de la Flor solicitaron mayor celeridad en las obras de alcantarillado pluvial y sanitario para evitar que se presenten emergencias por potenciales inundaciones.

En el bloque 1 de Flor de Bastión se ejecuta una obra de alcantarillado sanitario que, según moradores, está abandonada desde hace 4 meses. Foto: William Orellana/El Telégrafo

No hay infraestructura que resista

El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, dijo ayer que las ciudades se construyen con infraestructura, pero no como para soportar intensas lluvias y consecuentes inundaciones que afectan, por ejemplo, a 16 de zonas de los Estados Unidos.

Hizo esa alusión durante el enlace radial de los miércoles para referirse al torrencial aguacero del sábado que inundó gran parte de la urbe. “¿Ha funcionado o no el drenaje de la ciudad?, ¿Qué área de la ciudad está inundada? El agua cae y cuando cae con violencia por largo tiempo y coincide con la marea hay zonas que momentáneamente tendrán un problema. Pasa en Buenos Aires, pasa en París... y esto no es mal de muchos, consuelo de tontos”, expresó.

El primer sábado de 2016, el puerto principal soportó un intenso aguacero que se prolongó por aproximadamente 5 horas, el cual anegó amplios sectores del norte, centro y sur. “En 16 estados de Estados Unidos de Norteamérica están afectados por una inundación. 8 millones de personas tienen problemas. No se puede hacer una infraestructura que prevea fenómenos de esta naturaleza”, remarcó.

Para Nebot lo importante es que la afectación sea “de momento”. “Si se analiza lo que pasa en Guayas, se verá que en Guayaquil hay menos afectación”, aseveró. El titular del Cabildo anunció que este año construirá el alcantarillado en la zona de la avenida Perimetral hacia el oeste.

En tanto, la tarde del martes, el secretario Nacional de Gestión de Riesgos, el Gobernador del Guayas y el Director de Gestión de Riesgos del Municipio de Guayaquil efectuaron un sobrevuelo por los sectores más afectados por los aguaceros.

Desde el aire observaron la situación en Monte Sinaí, Bastión Popular y poblaciones de la cuenca baja del río Guayas (Durán, Yaguachi, Jujan, Babahoyo, Montalvo y Samborondón). “En Durán, hacia el sector de la cooperativa Una Sola Fuerza, se sigue insistiendo en construir en zonas que no están preparadas para eso”, advirtió Julio César Quiñónez, gobernador.

En el bloque 1 de la coop. Balerio Estacio, el agua lluvia se acumula sobre la calzada debido a que un canal cercano está tapado por el lodo. Foto: William Orellana/El Telégrafo

Solucionados problemas en 90%

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal de Santa Cruz señaló en un comunicado que los problemas causados por el temporal del lunes están resueltos en el 90%.

Eliécer Cruz, ministro del Consejo de Gobierno del Régimen Especial de Galápagos, participó de la cita e hizo un llamado a la población para que mantenga la calma. “Vemos las afectaciones y estamos trabajando todos en conjunto para mitigar los impactos, pero la comunidad debe estar consciente  de que son eventos naturales que debemos enfrentar todos por varios meses del año”, enfatizó.

El alcalde de Santa Cruz, Leopoldo Bucheli, añadió que ya fue reparado el flujo de agua del cual se abastece el sector de Bellavista.

La fuerte precipitación de inicios  de semana no solo causó daños en infraestructura vial y motivó que autoridades dispongan la evacuación de personas, también provocó destrozos en una granja avícola.

Al menos 5 mil aves se ahogaron en el criadero ubicado en el sitio conocido como El Bosque. Personal de la Agencia de Regulación y Control de la Bioseguridad y Cuarentena (ABC) acudió para retirar los animales con el fin de evitar un foco infeccioso.

Marilyn Cruz, directora ejecutiva de la entidad, expresó que las labores incluyeron limpieza de galpones y retiro de aserrín y de alimentos contaminados. (I)

REUBICACIÓN

Unas 156 familias que residían a orillas del río Esmeraldas fueron reubicadas en el nuevo plan habitacional Gatazo Tres, construido por el Miduvi y el Municipio.

Los ciudadanos vivieron por varias décadas junto al manglar. La mayoría se dedica a actividades de pesca artesanal, recolección de crustáceos, entre otras, pero en condiciones de insalubridad.

Las casas fueron construidas con caña y madera. Todas estaban en situación de riesgo ante la inminente crecida del afluente, pero también por las lluvias que llegan con el aumento de la intensidad de El Niño.

El Ministerio del Ambiente pidió al Cabildo el retiro de las estructuras por el peligro en que se encuentran y para conservar el Refugio de Vida Silvestre Manglares Estuario Río Esmeraldas. Maquinaria municipal derribó las moradas y el personal ayudó en el retiro de enseres. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP