El clima no incide en los movimientos telúricos

- 17 de noviembre de 2017 - 12:54
Expertos del Inocar aclararon que los cambios de clima no tuvieron nada que ver con el sismo en Guayaquil.
Gerónimo Altamirano / El Telégrafo

Edwin Pinto, jefe de departamento de Ciencias del Mar del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar), informó que los cambios climáticos que se registran en las últimas semanas en Guayaquil no guardan relación alguna con el movimiento telúrico ocurrido esta mañana en el puerto principal.

“Es una creencia popular muy arraigada en nuestra comunidad porque es algo que se viene transmitiendo de generación en generación, pero no tiene ninguna correlación técnica ni científica; es decir, no existe en el punto de vista científico entre cambio de temperatura o  temperatura baja, ni alta o variaciones de clima o cambios de estación con los movimientos sísmicos”, dijo.

Pinto señaló que ninguna estadística muestra que cuando hay condiciones de variaciones de clima o temperaturas más cálidas se generen sismos en ninguna parte del mundo. “Lo mismo sucede al contrario. Es decir, cuando cambia el clima no se dan sismos.

El sol de invierno

Contrario ocurre cuando las personas dicen “esto es sol de invierno”, ya que en esa estación cuando hace más sol se evapora el agua y se precipita más fuerte. Es decir, hay presencia de lluvias. “Es una cuestión meteorológica. La temperatura de la atmósfera nunca va a tener una energía suficiente para generar un movimiento sísmico ni mucho menos un tsunami, que estos dependen de la ocurrencia del sismo”, dijo a EL TELÉGRAFO.

El capitán explicó que ocurren muchos sismos cuando no hay cambio de estación, pero cuando coinciden, las personas aseguran que existe una relación. “No tenemos mayores números de sismos en estos meses y no hemos entrado a la estación invernal que se da en diciembre y con mayor notoriedad en enero”.

Frio y calor en Guayaquil en pocas horas

La presencia de temperaturas bajas en primeras horas de la mañana y una fuerte exposición del sol en la tarde se deben a los cambios oceanográficos, es decir, hay noches frías propias de esta época y, por lo consiguiente, hay nubosidad. “Cuando no hay nubosidad el sol pega más fuerte, pero es normal que estas semanas haya mañanas y noches frías”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: