Las ventas del sector llegaron a $ 800 millones el año pasado

Desde Posorja sale el 54% del atún de exportación

- 09 de abril de 2016 - 00:00
El país cuenta con 22 plantas certificadas para el procesamiento de atún. Es el tercer rubro de exportación.
Foto: José Morán / El Telégrafo

En 2015 la flota pesquera del país capturó más de 300.000 toneladas en el Océano Pacífico Oriental (OPO).

La disminución del precio de la tonelada de atún en el mercado externo, junto al fortalecimiento del dólar y la reducción del costo de barril de petróleo, fueron los principales factores que incidieron para que el sector atunero ecuatoriano registrara menos ingresos por sus exportaciones el año anterior.

Pese a que en 2015 la flota atunera del país (117 barcos) capturó más de 300.000 toneladas de atún en el Océano Pacífico Oriental (OPO), superior a las 250.020 de 2014, sus exportaciones llegaron a unos $ 800 millones, $ 400 millones menos que en 2014, donde el sector registró un aproximado de $ 1.200 millones por sus ventas externas.

Así lo dio a conocer Guillermo Morán, coordinador del Proyecto de Mejoramiento Pesquero (PMP), durante el Taller de Consulta para el Diseño del Programa de Mejoramiento de la Pesquería Ecuatoriana de Atunes con Red de Cerco, que se realizó en Guayaquil y que congregó a autoridades, expertos y representantes de empresas privadas del sector.

Morán manifestó que en 2015 el precio internacional de la tonelada de atún bajó a cerca de $ 800, cuando estaba a $ 1.700 y $ 1.800, pero hoy en día está en $ 1.300. “En lo que va de este año hay una ligera recuperación, esperemos que eso se mantenga y así mejorar esas exportaciones”.

“Una de las causas para la disminución en el precio del atún es por una sobreabundancia al otro lado del Pacífico, donde están nuestros competidores, como Tailandia, Vietnam, Filipinas, entre otros, que bajan los precios al haber una mayor oferta”.

Rafael Trujillo, director ejecutivo de la Cámara Nacional de Pesquería, aseguró que la baja del precio del atún y de la poca demanda del recurso perjudicó a todas las empresas del sector, ya que se vendió menos en 2015. “A pesar de que se observa una ligera recuperación, los empresarios están cautos y prefieren esperar, porque no se sabe cuánto tiempo durará esta recuperación”, mencionó Trujillo.

En busca de la certificación MSC

Sobre el taller, este buscó conocer los resultados de la preevaluación y los elementos que requiere la pesquería para reforzarse mediante el PMP, así como consultar con los grupos de interés las posibles acciones a tomar para ser estructuradas e integradas al plan que respondan a los principios y criterios para una pesca sustentable y así lograr la certificación de pesquería del Marine Stewardship Council (MSC).

Morán indicó que el resultado del PMP debe estar diseñado hasta junio próximo y su implementación debe ser este mismo año y por dos seguidos, para así obtener la certificación.

“Esto nos va a garantizar que la pesquería del atún está fortaleciendo la administración pública, con una involucración más directa en la gestión de control y ordenamiento, ayuda a conservar los ecosistemas y fortalecerá la competitividad de las empresas, porque en los mercados los consumidores de Estados Unidos y más en Europa están pidiendo que esos productos vengan con un sello que garantice que vienen de una fuente sostenible”, explicó el experto.

Por ahora, solo tres empresas atuneras ecuatorianas conseguirían esta certificación internacional: Nirsa (Negocios Industriales Real), Eurofish y el Grupo Jadran. “Esto lo vemos muy positivo para tratar de mejorar el comercio y la reputación del atún nacional”, acotó Trujillo.

Ecuador cuenta con 22 plantas certificadas para el procesamiento de atún, según datos de ProEcuador. El 54% del mercado local es captado por Nirsa, la cual procesa alrededor de 500 a 600 toneladas de pescado al día, además de 250.000 libras de camarón diarias.
Nirsa tiene su trayectoria en la industrialización de sus productos y, en cuanto a valor agregado, recibió una certificación de huella de carbono para su atún, como parte de su programa de responsabilidad ambiental.

El mercado local de Nirsa ha tenido un crecimiento del 15% anual para los productos con valor agregado. El 30% de la producción se destina a la elaboración de valores agregados, como camarones apanados o camarones al ajillo, aunque apenas unas 300.000 libras al año se destinan a abastecer el mercado local. El resto del camarón se usa para productos maquilados para marcas estadounidenses. (I)

DATOS

Los volúmenes de pesca en el Pacífico y Caribe Centroamericano se han reducido en cerca de un 25% en lo que va del año, producto del fenómeno El Niño, aseguró la Organización del Sector Pesquero del Istmo Centroamericano (Ospesca).

El calentamiento de las aguas en algunos casos ha provocado la emigración o ha afectado la reproducción de las especies, explicó el organismo.
También en los cultivos de camarón la producción se ha visto impactada en comparación con los primeros meses de años anteriores.

De acuerdo a la Ospesca, los países centroamericanos tienen un consumo anual promedio por persona de 8,5 kilos de productos del mar, frente al promedio mundial de 19,2 kilos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP