Independiente del Valle tuvo en Azcona una muralla para eliminar a River Plate

- 04 de mayo de 2016 - 19:09
El arquero paraguayo Daniel Librado Azcona de Independiente se transformó en la figura del compromiso. En esta acción ataja un disparo del ariente Iván Alonso.
Foto: AFP

Histórico. Independiente del Valle (IDV), uno de los equipos ‘chicos’ que participan en la edición 2016 de la Copa Libertadores, eliminó al campeón reinante del torneo: River Plate de Argentina. El conjunto ecuatoriano cayó 1-0, pero por gol diferencia -ya que en Quito se impuso 2-0 en la ida- certificó su pase a los cuartos de final.

En su corta presencia en primera división, a la que ascendió en 2009, IDV escribe el logro más importante  de su trayectoria, en un camino que comenzó con el repechaje, siguió con su primera clasificación a octavos luego de una difícil etapa de grupos y ahora se inscribe entre los 8 mejores equipos del continente.

Anoche, en el estadio Monumental de Buenos Aires, el ‘Rayado’ sufrió lo indecible para detener los embates locales, encontrando en su meta Daniel Librado Azcona el pilar fundamental de su supervivencia.

También destacaron los defensas Arturo Mina, Luis Caicedo, Luis Ayala y Christian Núñez, y los volantes Jéfferson Orejuela y Dixon Arroyo. Pero la presión del plantel bonaerense obligó a que los ofensivos Junior Sornoza, Julio Angulo, Bryan Cabezas y José Angulo apoyen en las labores de marca.

En la otra orilla, el zurdo Andrés D’Alessandro lideraba las cargas locales, hallando en Camilo Mayada, Leonardo Ponzio, Ignacio Fernández, Rodrigo Mora e Iván Alonso, los socios de sus arremetidas.

En la primera fracción, Independiente contó con la única ocasión de anotar, pero José ‘Pepegol’ Angulo perdió en el mano a mano con el cancerbero Marcelo Barovero.

El resto fue de River y de un agigantado Azcona, que haciendo honor a su nombre, sacó bien ‘librado’ al representativo de Sangolquí. Poco faltó para que huela a pólvora. Los disparos sobre la cabaña del cuadro forastero eran constantes.

Hasta Barovero se sintió lanzador. A los 33 minutos, salido de su área, puso un pase para D’Alessandro, que encontró a Azcona bien ubicado. Los hombres de IDV cometieron el error de no asegurar la posesión del esférico, cediendo demasiados tiros libres.

Para la segunda mitad, con más ímpetu y desesperación, los elementos del cuadro rioplatense apretaron el acelerador y, a veces atropellando, generaron opciones de convertir.

A los 52 minutos, Rodrigo Mora ensayó una chilena, pero la pelota llegó al meta ‘guaraní’. A los 60 minutos, Lucas Alario probó al ‘paragua’, que nuevamente bloqueó. Cuatro minutos después, un misilazo de Andrés D’Alessandro se estrelló en el horizontal, provocando alaridos en los hinchas riverplatenses.

Otra salvada espectacular se dio a los 70 minutos. Un cabezazo de Iván Alonso parecía trasponer la línea de sentencia, pero Azcona arañó el balón y la envió al tiro de esquina. Tanta insistencia tuvo su recompensa a los 79 minutos. Alario pateó, Caicedo pretendió rechazar, pero la redonda infló las redes.

La ventaja animó a River y forzó a IDV a defenderse a ultranza. Los entrenadores padecían. Marcelo Gallardo sentía perder trozos del alma cada segundo que pasaba. Gritaba, se tomaba la cabeza... las dianas no llegaban para River. El uruguayo Pablo Repetto pasaba sus manos del mentón a la calva, cada vez que sus hombres perdían el balón.

El pitazo final del árbitro colombiano Wilmar Roldán selló el visado de IDV a cuartos, quedando apeado de la justa el campeón reinante. “Estuvimos a la altura del compromiso, hasta los parantes ayudaron. Me alegra haber ayudado al equipo a pasar a la siguiente ronda”, manifestó Azcona.

Es la segunda ocasión en la historia de la competencia que un club ecuatoriano despacha a un campeón vigente de la Libertadores. En 1992 Barcelona liquidó a Colo-Colo de Chile. En cuartos de final, Independiente del Valle se medirá a Pumas de México, que superó al Deportivo Táchira de Venezuela. (I)

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: