Nayeli lleva sus goles a la “Tri”

- 14 de diciembre de 2019 - 00:00
La delantera ecuatoriana Nayeli Bolaños celebra uno de los dos tantos que le marcó a Sporting Cristal de Perú con la Tricolor.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

La segunda artillera de la Superliga Femenina 2019 -con 29 tantos- busca un espacio en la selección absoluta y realiza microciclos en Quito. Aún no define dónde jugará el próximo año 2020.

Con 29 goles en la temporada regular de la Superliga Femenina de Ecuador 2019, la delantera “tricolor” Nayeli Bolaños fue abriendo su camino en El Nacional, la selección y entre los aficionados que siguen el balompié que practican las damas en el país.

Pese a tener 16 años impone su presencia en la cancha con fortaleza, potencia y habilidad, prueba de ello fueron los recientes dos goles marcados con el equipo de todos en el amistoso ante Sporting Cristal de Perú, el pasado jueves, en el inicio del nuevo proceso bajo el mando de la entrenadora brasileña Emily Lima. La “Tri” venció a las peruanas 4-1.

El promedio de tantos por partido en la primera edición de la Superliga fue de 1,2 y aportó para que las “puras criollas” se instalen en cuartos de final, donde fueron eliminadas por Barcelona de Guayaquil.

“Este año la Superliga me dio mucha experiencia. El hecho de enfrentar a jugadoras más grandes me ayudó bastante, sobre todo por la duración de este campeonato”, mencionó la artillera nacida en Ventanas, provincia de Los Ríos.

La segunda goleadora del torneo local, detrás de Madeleine Riera, que convirtió 44 tantos, consideró que la primera edición en la que los clubes masculinos de la máxima división presentaron equipos de mujeres, fue importante para el crecimiento del fútbol femenino en Ecuador.

“Nos sirvió porque tuvimos más partidos, continuidad, enfrentarnos a diferentes equipos y ser tratadas como profesionales. Aunque faltan muchas cosas, pero fue buena esta primera experiencia”, dijo la admiradora del astro portugués Cristiano Ronaldo, de quien mira videos para mejorar su técnica y definición.

En el ámbito local no tiene a ningún referente masculino, más bien se fija en lo que hace la capitana de la selección nacional femenina, Ligia Moreira, quien actualmente milita en el club español Real Oviedo, que disputa la categoría Reto Iberdrola, la segunda división del país europeo.

Con ella compartió equipo en el club Siete de Febrero, una de las escuadras impulsadoras del campeonato nacional femenino, que se desarrolló por cinco temporadas en su versión amateur. En el cuadro “febrerino” fue donde Bolaños dio sus primeros pasos en el fútbol con tan solo 14 años.

La máxima artillera de El Nacional en esta temporada recordó las palabras que le dijo Moreira en uno de los tantos entrenamientos en los que se sentaban a conversar. “Ella siempre me dio ánimos y me aconsejaba que siga adelante que no desmaye, porque creía que con mis condiciones podía llegar lejos”.

Asimismo, no ha coincidido con “Gigi” Moreira en la selección absoluta, pero anhela hacerlo muy pronto y trabaja para ello.

Por lo pronto va dando pasos firmes en su carrera y los goles marcados y actuaciones le han abierto las puertas de varios elencos del país y del exterior. “Aún tengo contrato con El Nacional y todavía no hay una oferta concreta para salir a otro equipo de aquí o de fuera”, comentó la delantera a EL TELÉGRAFO.

Añadió que hasta el próximo 31 de diciembre tiene contrato con el conjunto “militar” y que se está hablando para renovar por un año más, aunque también anunció tener propuestas del extranjero. “Pero por  ahora no puedo decir de qué país ni nada de eso”.

En ese crecimiento personal también tuvo su momento duro cuando en 2018, antes del Campeonato Sudamericano Sub-20, disputado en Ecuador, se rompió la tibia y el peroné, lesión que la apartó del torneo continental. Sin embargo eso no la amilanó y la llenó de más fuerza para vivir este buen presente.

En ese diálogo con este diario se dio tiempo para recordar que el regalo que más le gustaba recibir en Navidad era un balón, pese a que recibía muñecas Barbie, las que prefería utilizar como postes de arcos y afinar su portería, algo que -por los 29 goles marcados esta temporada- le sirvió mucho.

La mamá de la artillera, Sandra Vera, junto a su tía, Amanda Vera, fueron quienes inyectaron el bichito del fútbol en Nayeli. Ambas hermanas jugaban también y la llevaban a verlas, para luego incluirla en los partidos.

Antes de resolver su futuro, si quedarse en El Nacional o aceptar alguna oferta de otro club, Bolaños se centra en el trabajo con la selección nacional absoluta, que este viernes 13 de diciembre terminó el primer microciclo de trabajo en Quito. En el mismo destacó su poder goleador en los encuentros amistosos y prácticas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: