Independiente del valle es un ejemplo de modelo de gestión

La ley sí da opciones a los clubes de conseguir lucro

- 31 de julio de 2014 - 00:00

Independiente del valle es un ejemplo de modelo de gestión

Luego de 6 años y medio de ser regentado por la Compañía Limitada Independiente del Valle, el representativo ‘rayado’ volverá a ser un club deportivo sin la administración de una sociedad mercantil. Su nuevo nombre: Club Deportivo de Alto Rendimiento Independiente del Valle se inscribió el martes pasado en la Ecuafútbol, y la compañía limitada, inscrita en la Superintendencia de Compañías, será liquidada.

Esto significa que los recursos que genera el club ya no serán administrados por dicha compañía, sino directamente por la institución deportiva. Santiago Morales, gerente general de Independiente del Valle, manifestó que lo importante de este cambio no es el membrete, sino el manejo responsable de los fondos. Por lo tanto, el ente continuará con su visión empresarial: pagando al día a sus empleados, sin mora en las obligaciones tributarias e invirtiendo en divisiones formativas.

El club, cuyo presupuesto para 2014 es de $ 3,5 millones, se caracteriza por destinar el 30% de ese rubro a las categorías menores y por mantener sueldos acordes con la realidad económica del país, que en 2013 no pasaban de 8.000 dólares a los jugadores del primer equipo.

La administración de este club lo llevó al primer lugar en el ranking de gestión deportiva realizado en Ecuador por estudiantes de la Washington University St Louis, que calificó parámetros como infraestructura, financiación de equipos juveniles y continuidad de técnicos.

Una buena opción

A criterio de Giovanny Cárdenas, especialista en derecho deportivo, constituir una empresa con fines de lucro que administre el negocio del fútbol es, quizás, una solución ante la crisis que vive la mayoría de clubes del balompié nacional, siempre y cuando exista transparencia.

“La ventaja es que a través de una empresa, como accionista, un club puede obtener utilidades porque las sociedades mercantiles persiguen ganancia. En cambio en un club, como no tiene fines de lucro, todo lo que ingresa debe reinvertirse en la institución”, explica.

Otro aspecto importante es la calidad de rectores del ente. En Independiente, por ejemplo, que entre su plana mayor constan Michel Deller, accionista en varios centros comerciales, y Franklin Tello, gerente general de KFCen Ecuador, indica que los directivos deben ser ejecutivos con perspectiva de crecimiento.

Cabe anotar que la posibilidad de crear una sociedad mercantil que perciba utilidades y administre a un club está en el artículo 16 de la Ley del Deporte. Lo que no se admite es que en lugar de clubes, la FEF sea integrada por empresas, tal como propone el expresidente de Deportivo Quito, Santiago Rivadeneira.

Los casos de empresas externas que regentan bienes de clubes no solo se remiten al Independiente, también está el caso de Liga de Quito, cuyo estadio está a cargo de Proestadio, o el mismo Deportivo Quito, que cuando estuvo a cargo de Rivadeneira tuvo a Quiteños S.A. Aunque, como dice Santiago Morales, lo importante no es la figura jurídica, sino el modelo de gestión.

Datos

El 14 de este mes se expidió el Acuerdo Ministerial 3256 a través del cual el Ministerio del Deporte registró el directorio y estatutos del Independiente del Valle.

Hasta el pasado martes, el club ‘rayado’ se llamó Independiente José Terán. A partir de ese día su nombre en la Ecuatoriana de Fútbol es Club Deportivo de Alto Rendimiento Independiente del Valle.

La Ley del Deporte reconoce como organizaciones deportivas a los clubes, ligas cantonales, ligas barriales, etc. No cita a sociedades mercantiles. Hacer eso implicaría cambiar la estructura deportiva nacional.

Giovanny Cárdenas cree que los clubes no forman sociedades mercantiles por desconocimiento y desconfianza, ya que tener a personas dispuestas a invertir capital requiere contar con gente fiable.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: